La conselleria de Salut de la Generalitat pagó por adelantado 42.000 euros por dos informes que encargó y que no han sido entregados porque "están en fase de elaboración final", según informa hoy El País.

Salut pagó 29.000 euros por un estudio son "la validación del portafolios de medicina familiar y comunitaria" y 12.000 por otro sobre "la viabilidad económica de una biblioteca virtual".

La mayoría de informes se pagan con cantidades que rozan los 12.000 euros para no abrir un concurso de adjudicación
Los informes fueron reclamados por el PP en el Parlamento de Catalunya pero se les respondió que aún no están finalizados.

La Fiscalia del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) admitió a trámite recientemente una denuncia contra siete consejeros de la Generalitat, entre ellas la responsable de Salut, Marina Geli, por una presunta malversación de fondos al encargar informes de dudosa utilidad a personas próximas a las formaciones del tripartito por un valor de 31 millones de euros.

Para exdiputados y altos cargos

El pago por avanzado de estos informes podría chocar con lo establecido en la Ley de Contratos de la Administración Pública.

Según el sindicato Mans Netes, que es quien ha denunciado estas prácticas, los estudios son trabajos técnicos, documentos e informes encargados en ocasiones por la Generalitat sin que medie un concurso a exdiputados y antiguos cargos de la Generalitat.

Muchos de estos informes se encargaron por un importe ligeramente inferior a los 12.000 euros, cifra a partir de la cual hay que abrir un concurso a más de un candidato y, por lo tanto, no pueden adjudicarse directamente a una persona en concreto.

Así, se pagaron 11.368 euros por un estudio sobre la ventilación natural de los patios, 11.965 sobre el murciélago Nana como control de la plaga de la mariposa del arroz en el Delta del Ebro, 11.948 por encontrar 10 argumentos para el fomento de juguetes no sexistas y 3.077 por el diseño de parchís y puzle de la casita de cartón recortable.