La Audiencia Provincial de Granada juzga hoy a tres hombres de nacionalidad rumana por intentar matar al camarero de un salón de juegos en el que entraron para robar. La Fiscalía pide 18 años de cárcel. Tras pegarle un fuerte golpe en la cabeza al empleado con una barra de hierro, se llevaron dinero y sus pertenencias.

Ocurrió el 6 de noviembre de 2006, a las 1.30 horas, cuando los procesados con ánimo de beneficiarse económicamente entraron en un salón de juegos y allí el camarero les dijo que se tenían que marchar porque el local debía cerrar. En ese momento y siguiendo el plan "preconcebido y con ánimo de quitarle la vida" le propinaron un fuerte golpe en la cabeza al camarero, que cayó al suelo sangrando de forma abundante.

Los acusados, según el relato fiscal, le dieron múltiples golpes y patadas, le ataron los pies con cinta de embalaje y le quitaron de forma violenta una cadena colgada al cuello y su cartera y otros objetos que había en el local, además de 2.850 euros procedentes de la caja efectuada ese día.

El Ministerio Público considera que l a víctima debe ser indemnizada, si son condenados, con 5.000 euros por las lesiones y secuelas sufridas, ya que precisó tratamiento médico-quirúrgico y estuvo 67 días incapacitado para sus ocupaciones habituales, además de haberle quedado como cicatriz un perjuicio estético leve.

Al rato, una dotación policial detuvo a los procesados que portaban más objetos robados puesto que dos días antes habían roto un cristal de un coche y robado objetos de su interior y se habían adentrado en un club de Torrenueva donde se llevaron objetos de valor de una habitación, libretas, tarjetas de banco y otros efectos.

El total de los objetos sustraídos asciende a 1.248 euros, cantidad con la que deben indemnizar los procesados a las víctimas de los robos.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE GRANADA