Isidoro Macías. Padre patera
Isidoro Macías. ARCHIVO

Isidoro Macías, conocido como 'el padre pateras', afirmó ayer, jueves, en Santander que los inmigrantes africanos que llegan a las costas españolas "han evolucionado muchísimo" respecto a diez años atrás porque ahora "saben quién les ayuda y a dónde tienen que ir gracias al teléfono móvil; saben español a los tres meses y buscan trabajo" y son conscientes de que las perspectivas "están difíciles".

Qué bonito: UGT y los frailes. Dicen que no creen en Dios, pero bueno...

Macías participó en el I Encuentro sobre Interculturalidad de FETE-UGT de Cantabria 'Interculturalidad y convivencia. Un reto para los centros educativos' que se inauguró en el hotel Santemar, y se congratuló de estar en Santander donde "algunas personas me ayudan anónimamente, que es como hay que ayudar", dijo.

El padre tiene una casa en Algeciras (Cádiz) en la que recibe a "mujeres que no tienen nada", principalmente embarazadas. No sabe a cuántas ha atendido desde que empezó su labor hace diez años pero sí que han pasado por su hogar más de 200 niños y que "un día, en un patio que tengo apañado, estuvieron 200 personas que luego se fueron a Madrid". En rueda de prensa, el 'Padre pateras' defendió que "hay que escuchar a los inmigrantes" porque "son de carne y hueso y necesitan aliento".

"Malditas mafias"

Afirmó que vienen a España "engañados por malditas mafias que les hablan del maná", si bien encuentran ayuda en personas "sencillas y humildes, gente de la calle". El franciscano, que dijo que no "va" como "iglesia", sino "sólo" como hermano franciscano de la Orden Cruz Blanca, como "una persona que hace algo por los demás" y que intenta "vivir el Evangelio", destacó que UGT le "ayudó mucho en Algeciras, al principio", cuando "iba a por papeles". "Qué bonito: UGT y los frailes. Dicen que no creen en Dios, pero bueno... Hay que creer en el hermano que vive y que no tiene nada", declaró.

Los inmigrantes que cruzan el Estrecho incluso tienen carreras

Macías insistió en que los inmigrantes que cruzan el Estrecho en patera "no están como al principio" gracias al teléfono móvil --"cuando van a la deriva, las mafias llaman a Salvamento Marítimo"-- y no todos son analfabetos, algunos incluso tienen carreras. "Me da mucha alegría ver a los niños de todas la razas hablando un solo idioma, el español, aunque en su casa hablan inglés y el dialecto de sus padres".

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE TU CIUDAD