Paga extra
Una paga extra supone una gran oportunidad de ahorro.  ARCHIVO

Seas trabajador o pensionista, lo más común en España es recibir tu salario en 14 pagas, 12 mensuales y dos extraordinarias que se reciben, normalmente, en los meses de junio y diciembre, y con una cantidad estipulada por convenio. 

Dadas las fechas, la mayoría de los receptores de las pagas extras destinan la de verano a plantear vacaciones y posibles gastos durante los días libres estivales. En el caso de la de invierno, el pensamiento se dirige más hacia los regalos de Navidad, los viajes que nos acerquen a los nuestros o las cenas y comidas que reúnen a gran parte de la familia, y en las que el gasto suele ascender.

Con estas circunstancias, muchos pueden descartar la alternativa del ahorro. Pero ¿hasta qué punto es necesario gastar el doble de nuestra cifra mensual?, ¿cómo se puede guardar parte de ese dinero para engrosar nuestra cuenta? Estas son algunas ideas.

Planifica

Tú sabes mejor que nadie cómo distribuyes el dinero, qué es imprescindible y qué merece la pena. Por ello, los expertos aconsejan respirar hondo y rechazar la tentación de utilizar la paga extra en gastos más allá de los planificados. Al fin y al cabo, tal y como marcan estudios de neuromarketing como los de Libet y Johansson, las compras son pasionales.

Por ello es tan efectivo dar ese paso hacia la planificación. Preparar un presupuesto familiar y utilizar aliados como apps –algunos bancos incluso cuentan con una propia- te ayudará a controlar los números de forma exacta. Y es que ahorrar está al alcance de todo el mundo: depende más de metas, planificación y prioridades. Cuando analices tu situación y te marques un objetivo, guardar una cantidad al mes será mucho más sencillo.

Adelántate

Es un hecho: parte de la paga extra se va a invertir en vacaciones y regalos. No es algo malo per se; lo complicado viene cuando ese gasto se descontrola. Tener presente lo que necesitamos y elegir la opción más económica nos hará más fácil la tarea de ahorrar día a día.

La forma de evitar que la paga extra se desvanezca es fácil si planificamos: piensa en esos presentes, vuelos o alojamientos con antelación. En muchas ocasiones, organizar las vacaciones unos meses antes puede ahorrarnos más de la mitad de su valor. En cuanto a los regalos, su compra puede distribuirse en dos meses antes de las fechas señaladas. Aprovecha las tiendas online y ahorra con descuentos de hasta el 50%. Además, en el caso de los niños ese paso nos ahorrará enfrentarnos a que los juguetes que pidan estén agotados.

Calcula

Pensar en lo que puedes ahorrar es tan fácil como realizar una multiplicación. Si tienes en cuenta los imprevistos y consigues guardar el total de pagas extras, podrás plantearte gastos mayores cuando los necesites o, simplemente, experimentar la sensación de libertad de la que habló el periodista financiero de The Wall Street Journal, Jonathan Clements: si tienes dinero ahorrado, eso te permitirá no preocuparte por él, con la relajación que eso supone.

Invierte

Aunque la idea de invertir puede parecer limitada a grandes patrimonios, lo cierto es que destinar nuestra paga extra a inversión puede hacer que nuestros ahorros crezcan a una velocidad mayor. Según tu perfil (descubre el tuyo aquí), puedes elegir distintos tipos de inversión. Si tus conocimientos al respecto son limitados, siempre puedes optar por un fondo de inversión o por un producto de renta fija.

Ver la paga extra como una posibilidad de ahorro es más fácil de lo que parece; basta con ser consciente de nuestras necesidades, de nuestra capacidad de gasto y de las posibilidades que ese ahorro puede brindarnos.