Lluvias torrenciales en Birmania
Varias personas caminan bajo la lluvia por una calle inundada de Rangún. (EFE/EPA) EFE/EPA

La región devastada hace dos semanas por el ciclón Nargis en Birmania ha sufrido un nuevo revés. Las lluvias torrenciales que han caído este viernes sobre el país entorpecen aún más las tareas de socorro a los casi dos millones y medio de damnificados, según datos de Naciones Unidas.

La ONU habla de más de cien mil fallecidos

Se espera que los aguaceros vuelvan a inundar el delta del río Irrawaddy, la zona más afectada por el ciclón y donde cientos de cadáveres siguen flotando en el lodo putrefacto, según testigos y las agencias de ayuda humanitaria.

Vastas áreas del delta continúan aisladas desde el paso de Nargis y a ellos todavía no ha podido llegar material de emergencia.

Fuertes lluvias y un posible ciclón

Hace dos días, la ONU advirtió de la posibilidad de que se esté formando otro ciclón tropical en el norte del mar de Andamán, que entraría este mismo viernes en el sur de Birmania, pero no ofreció más detalles, mientras que la Organización Meteorológica Mundial pronostica fuertes lluvias hasta el fin de semana.

La Junta Militar admite hasta el momento un total de 43.318 muertos, unos 1.400 heridos y casi 28.000 heridos por el ciclón, aunque la Federación Internacional de la Cruz Roja calcula entre 68.833 y 127.990 víctimas mortales, y Naciones Unidas habla de más de cien mil fallecidos y de 1,6 a 2,5 millones de damnificados.