Si las películas de la 61 edición de Festival de Cine de Cannes siguen la tónica de las de ayer, el jurado lo tendrá muy difícil para decidir quién se llevará la Palma de Oro. El presidente del jurado, Sean Penn, apeló el miércoles a la responsabilidad de los cineastas de denunciar los problemas de su tiempo y ayer se topó con varios ejemplos.

En la sección oficial, la jornada la inauguró Leonera, del argentino Pablo Trapero, que cuenta la relación de un hijo y su madre encarcelada, acusada de asesinar a su novio. Después se proyectó Valse con Bashir, del israelí Ari Folman, un documental animado sobre la matanza de palestinos en Sabra y Chatila (Líbano) en 1982.

Una orgullosa mamá
Pero no todo fue tensión ayer. Fuera de competición se presentó la animación Kung Fu Panda, en la que Dustin Hoffman, Jack Black y Angelina Jolie ponen voz a varios personajes. La actriz, que anunció que ella y su pareja creen «que estaría bien dar a luz en Francia» a los gemelos que esperan, aseguró sentirse «muy orgullosa» de haber participado. «Los tres mayores [en referencia a sus hijos] la vieron y les gustó mucho, lo que es magnífico porque son mis mejores críticos», dijo.

Hoy, monos y cuentos de Navidad
Compitiendo por la Palma de Oro, hoy se proyectan Un conte de Nöel (Un cuento de Navidad), de Arnaud Desplechin, y Üç Maymun (Los tres monos), de Nuri Bilge Ceylan. Además, se podrá ver el clásico 13 días en Francia, de Claude Lalouch y François Reichenbach.