En un primer momento, la madre de la niña acusó a su expareja de masturbarse delante de la menor y de obligar a su hija a tocarle el miembro viril, unos hechos que, según el Ministerio Fiscal, no está probado que se produjeran "en ningún momento".

De este modo, el padre ha quedado absuelto de cualquier condena.

Cabe destacar que la acusación pedía cinco años de prisión y de inhabilitación para ejercer el sufragio pasivo y para ostentar la patria potestad. También reclamaba una inhabilitación de ocho años para llevar a cabo cualquier trabajo, remunerado o no remunerado, que implicara contacto con menores, así como una indemnización de 5.000 euros.

La resolución del proceso deja al acusado libre de cualquier castigo civil o penal.

Consulta aquí más noticias de Zamora.