Terremoto en China
Se calcula que más de 50.000 personas han muerto en el terremoto de China del pasado lunes. (AGENCIAS). AGENCIAS

El presidente chino, Hu Jintao, llegó este viernes a la ciudad de Mianyang, en el epicentro del terremoto del lunes en el suroeste del país, "para consolar a las víctimas e inspeccionar las labores de rescate" del peor seísmo en China en tres décadas.

Vengo para consolar a las víctimas e inspeccionar las labores de rescate

Dentro de una campaña política destinada a demostrar tanto en casa como en el exterior que el gobierno del Partido Comunista de China (PCCh, en el poder desde 1949) tiene controlada la situación, Hu tiene previsto supervisar las labores de rescate en la zona, informó la agencia de noticias Xinhua.

El presidente visitará a las tropas y al personal médico que trabajan 24 horas y a contrarreloj intentando rescatar a los sepultados en la zona del epicentro, en el distrito de Wenchuan (provincia de Sichuan). Allí se encuentra desde el lunes el primer ministro Wen Jiabao, que ha visitado escuelas con niños sepultados, heridos y otros damnificados para asegurarles que el Gobierno se va a ocupar de ellos.

Salvar vidas es todavía la máxima prioridad

Sin embargo, los familiares de los niños fallecidos señalan a la prensa extranjera que las autoridades locales están mintiendo al primer ministro sobre la cifra real de muertos en cada zona. Wen señaló hoy, sin embargo, que la pérdida de vidas humanas se ha visto reducida gracias a la efectiva actuación de su gobierno y añadió que "salvar vidas es todavía la máxima prioridad".

50.000 muertos


Según los últimos datos facilitados por las autoridades provinciales, se calcula que más de 50.000 personas han muerto, de las que 20.000 se ha confirmado el fallecimiento; mientras que son más de 12.000 los que permanecen todavía sepultados y 102.000 los heridos.

Las autoridades de una prefectura tibetana en Sichuan pidieron bolsas para los cadáveres que se amontonan en las calles y evitar así que se produzcan epidemias.