Según publica El País, las únicas tres referencias a la homosexualidad, que hablan del rechazo a la homofobia, en la asignatura de Educación para la Ciudadanía, no está en las comunidades donde gobierna el PP y que comenzará a impartirse el próximo curso.

"Pero no son las únicas omisiones que ha denunciado el Gobierno. Ni la "valoración crítica" de los prejuicios "sexistas y homófobos", ni el rechazo a la discriminación por culpa de la "orientación afectivo-sexual", ni la utilización del "diálogo y la mediación para abordar los conflictos" aparecen".

El PP siempre se ha mostrado en contra de esta asignatura, sobre todo en Madrid y Comunidad Valenciana, que "han llegado a amparar abiertamente la campaña de boicoteo impulsada por los obispos y diversas organizaciones católicas".

Contenidos mínimos

Estos contenidos son los que el Gobierno echa en falta en los programas educativos que han hecho los populares. "Así lo explican los recursos del Ministerio de Educación contra los desarrollos de la ley que han hecho Madrid, Castilla y León, La Rioja y Murcia, a los que ha tenido acceso El País".

Los contenidos mínimos, son obligatorios en todas las comunidades por igual, aunque tiene margen para aumentarlos. El Ministerio de Educación ha llevado a estas 4 comunidades a los tribunales "invocando, paradójicamente, uno de los argumentos más repetidos por los dirigentes populares: "Garantizar una formación común" para el alumnado de toda España. "La Alta Inspección ya trabaja, y funciona", aseguró la secretaria de Estado de Educación, Eva Almunia".

Por su parte el PP, asegura que " todo está contenido en la redacción de sus decretos". La Rioja argumenta, por ejemplo, que la "valoración crítica de la división social y sexual del trabajo y de los prejuicios sociales racistas, xenófobos, antisemitas, sexistas y homófobos" se sobrentiende en el siguiente punto de su decreto: "La igualdad esencial de todos los seres humanos. La no discriminación. Crítica de los prejuicios sociales".