Las empresas de motos y bicis compartidas se doblarán en Barcelona a partir de enero

Una moto de 'sharing' circulando por Barcelona.
Una moto de 'sharing' circulando por Barcelona.
MIQUEL TAVERNA

La presencia de motos eléctricas de uso compartido y bicicletas del mismo tipo se doblará en Barcelona coincidiendo con el inicio del año que viene. Si ahora operan siete empresas que ofrecen estos medios de transporte, cuando comience 2020 el número se multiplicará por dos y llegará a 14, y lo mismo sucederá con sus vehículos, que serán un total de 10.933, mientras que en la actualidad hay aproximadamente la mitad. En concreto, circularán 6.958 de siete compañías de motos -ahora hay cinco- y 3.975 de siete de bicicletas -por el momento existen dos-.

Y es que esa es la cantidad de licencias para vehículos de estas empresas que prevé dar el Ayuntamiento, que por el momento ha detectado a estas 14 interesadas en trabajar en la ciudad. Lo ha explicado la concejal de Movilidad, Rosa Alarcón, que ha anunciado que este martes se ha abierto el periodo de presentación y admisión de solicitudes para obtenerlas y que se cerrará en diciembre con el objetivo de que a partir de enero -cuando se pondrá en marcha la Zona de Bajas Emisiones prohibida para los vehículos más contaminantes- puedan empezar a operar legalmente y no de forma alegal como hasta la fecha.

El plazo se ha iniciado después de que el Consistorio aprobara el pasado julio definitivamente la normativa de concesión de permisos a estas compañías, que pretende "ordenar el espacio público y proteger al peatón". Esta ya se presentó entonces, pero Alarcón ha dado a conocer este martes un punto del texto que hasta ahora el Ayuntamiento no había mencionado: a los clientes de las empresas que incumplan las normas de circulación se les expulsará del sistema y no podrán alquilar ningún vehículo a ninguna operadora de 'sharing'.

Algunos ejemplos de conductas que comportarán la expulsión son conducir con una tasa de alcohol en sangre superior a la aceptada o bajo la influencia de drogas, no tener permiso de circulación o desplazarse de forma imprudente o temeraria.

La normativa de concesión de licencias también detalla que se adjudicarán un máximo de 1.325 por empresa para bicicletas y 2.319 para motos, y la previsión, ha apuntado Alarcón, es que las 14 compañías interesadas soliciten un número que estará por debajo de este límite, por lo que se espera que los 3.975 permisos para bicis y los 6.958 para motocicletas que prevé conceder en total el Ayuntamiento sean suficientes.

Todas las operadoras que se presenten podrán conseguir permisos, incluso en el caso de que lo hagan más de las previstas, ya que se repartirán a partes iguales. El procedimiento de adjudicación será el siguiente: primero el número total de licencias se dividirá entre el número de solicitantes que cumplen los requisitos, luego se adjudicará a cada empresa esta cifra o la que haya pedido si es inferior, y la asignación de las restantes se realizará por el mismo sistema.

La vigencia inicial del permiso será de tres años, prorrogable a uno más a petición del titular y a criterio del Ayuntamiento, y la tasa municipal a pagar por cada uno será de 71,51 euros anuales.

Si las compañías no cumplen con sus obligaciones, podrán ser sancionadas con multas de 450,76 euros. Además, será posible proceder a la incautación de la garantía, que se establece en un 10% del importe de la tasa para el conjunto de vehículos.

Entre estas obligaciones está no concentrar más del 50% de la flota estacionada en el centro -Eixample y Ciutat Vella- más de dos horas, facilitar al Ayuntamiento los datos de geolocalización de todas las motos y bicis en tiempo real durante todo el día, respetar la normativa vigente y tener el seguro correspondiente y un compromiso de responsabilidad social en materia laboral.

Tendrán que adherirse a un código de buenas prácticas

Las compañías de motocicletas y bicicletas compartidas deberán adherirse a un código de buenas prácticas para garantizar una movilidad segura y sostenible. Las cinco de motos que operan ahora en Barcelona son Movo, Ecooltra, Scoot, Yego y Acciona y las dos de bicis, Donkey y Scoot.

400 patinetes eléctricos requisados

El Ayuntamiento de Barcelona continúa trabajando en una ordenanza para empresas de patinetes eléctricos compartidos, que prevé tener terminada en abril del año que viene, según ha apuntado la concejal de Movilidad. Una vez esta entre en vigor, las compañías podrán empezar a operar en la ciudad.

Actualmente hay dos que ya lo hacen -Reby y Bird- a pesar de que está prohibido y ante este incumplimiento, la Guardia Urbana ha requisado desde septiembre 400 de sus vehículos, después de intentar parar la actividad mediante sanciones hasta entonces.

Así lo ha explicado Alarcón, que ha añadido que hay 25 empresas de patinetes interesadas en operar en la ciudad y que si todas abrieran, habría unos 10.000 vehículos de este tipo por las calles, una cantidad que el Consistorio "es seguro" que no permitirá.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento