¿Es el coche eléctrico el futuro de la movilidad?
Una menor contaminación o un mantenimiento más barato son algunas de las razones por las que elegir un coche eléctrico. Pixabay

Aunque el renting acaba de instalarse, no hay día que no gane un nuevo adepto. De hecho, según la Asociación Española de Renting, el 33,55% del total de vehículos eléctricos registrados en el mercado español en el tercer trimestre de 2019 pertenecen a esta alternativa a la movilidad tradicional. Una cifra discreta que, sin embargo, si se compara con el aumento en relación a los meses anteriores (del 80,69%) se convierte en todo un triunfo: cada vez son más los que apuestan por el consumo responsable. Pero, ¿es un modelo de adquisición apto para todos los perfiles?

Renting y eléctrico interesan si...

  • Un mercado en constante cambio. Si algo tiene de malo el coche eléctrico es que, debido a su reciente implantación en el mercado, aún son muchas las mejoras que tiene que experimentar para adaptarse al 100% al tipo de vida de todos los conductores. Por eso, esta forma de alquiler es ideal para empezar a adaptarse a la movilidad verde y no seguir hipotecado para que dentro de un par de año las significativas mejoras dejen obsoleto nuestro vehículo.
  • Una inversión menor. Otro de los factores que consigue que los eléctricos aún no sean la opción más elegida es que, además del precio por comprarlos, hay que tener siempre un remanente listo para cambiar las baterías o arreglar las averías en talleres especializados. Así, muchos de los contratos de renting incluyen condiciones tan ventajosas como correr con los gastos del mantenimiento, de una posible descarga total o de sustituir aquellas piezas que dejen de funcionar.
  • Ciudades con limitación de emisiones. Si se vive en grandes capitales, como Madrid, donde solo puede circular por el centro vehículos eléctricos, no cabe duda de que es la opción más económica y la menos limitante.

Renting y eléctrico no interesan si...

  • Grandes modelos. Existen algunos modelos eléctricos que, si bien es cierto que sufrirán mejoras, son nimiedades que no alteran su comportamiento en ciudad y carretera. Así, aquellos que tienen capital suficiente para invertir en los coches más autónomos del mercado pueden optar, directamente, por la compra.