Los parches en la plaza de la Corrada de Cimadevilla, sin estética y muy resbaladizos

  • Los vecinos piden que no se pongan más baldosas en el suelo.
  • Quieren que la plaza mantenga su pavimento de piedra y su encanto.
  • El problema no sólo es estético: caen cuatro gotas y se resbala mucho.
  • CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE GIJÓN Y OVIEDO
Las baldosas de la Corrada, todo un puzzle.
Las baldosas de la Corrada, todo un puzzle.
NICOLÁS M. SARRIÉS
Los vecinos de Cimadevilla están hartos de las baldosas con las que el
Ayuntamiento de Gijón ha sustituido el pavimento que originalmente era de piedra.
La plaza de la Corrada, por ejemplo, «ha perdido parte de su encanto», tal como opina Nacho Currás, de la
Asociación de Vecinos Gigia, ya que su suelo está lleno de
parches de distintos colores y sin ningún parecido a la roca original.

La Corrada es una plaza «histórica» para el barrio; por eso los vecinos piden al Consistorio que ésta siga teniendo el suelo de siempre. El problema no sólo es que cada vez que se ponen nuevas piezas, « sin ningún criterio estético», sino que además tienen peligro: son tremendamente resbaladizas «en cuanto llueven cuatro gotas», asegura este representante vecinal. Timoteo Carrizo, que lleva 72 años viviendo en Cimadevilla, reconoce que aún no se ha caído nunca, pero porque siempre va «con mucha precaución».

También el adoquín da problemas

Cimadevilla es el barrio marinero de Gijón y emblema de la ciudad desde que fue poblado en el siglo I a. C. Para conservar su carácter único, se mantuvo el adoquín en todas las calzadas. Sin embargo,no son pocos los vecinos descontentos por el mantenimiento que se les da. Es el caso de Enrique Valcárce, que protesta porque son frecuentes los adoquines descolocados («cada vez que pasa un camión») y la gente tropieza con ellos.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE GIJÓN Y OVIEDO

Mostrar comentarios

Códigos Descuento