El Patronat de Promoció Econòmica de la Diputació de Lleida promueve la instalación de desfibriladores en las empresas leridanas con el objetivo de luchar contra la muerte súbita. En las comarcas leridanas se calcula que entre 370 y 400 personas mueren por esta causa cada año.

Ante estos datos, la Diputación de Lleida, en colaboración con el Consejo Catalán de Resucitación, ha puesto en marcha una campaña de sensibilización y concienciación para que las empresas leridanas instalen un equipo de desfibriladores en sus dependencias. Las empresas interesadas obtendrán un 10% de descuento en la adquisición del aparato y un curso de formación para el uso del equipo.

El delegado del Consejo Catalán de Resucitación, el doctor Piqué, ha explicado que la incidencia de casos de muerte súbita en España es de unas 40.000 personas, y unas 400 personas anuales en el caso de Lleida.

Mayor rapidez 

Piqué ha valorado muy positivamente la iniciativa, ya que la presencia de los desfibriladores permite actuar mucho más rápido cuando se produce un caso como éste.

La muerte súbita está provocada por una parada cardiorespiratoria que impide el riego sanguíneo

El facultativo ha explicado que la muerte súbita está provocada por una parada cardiorespiratoria que impide que la sangre circule por el cuerpo.

Una vez se ha producido este paro es imprescindible que el cerebro no sobrepase los cinco minutos sin recibir sangre oxigenada. De esta forma, se evita que queden secuelas permanentes. Si se sobrepasan los ocho o diez minutos el afectado muere.

Los representantes de los sindicatos de CC.OO. y UGT han valorado muy positivamente esta iniciativa, aunque han reclamado que también se cumpla la normativa de salud laboral y se haga la prevención de riesgos psicosociales y de cargas de trabajo para evitar llegar a paros cardiorespiratorias.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE LLEIDA