El Liceu vuelve a mostrar su fachada decimonónica tras meses de rehabilitación

  • La reforma también ha dejado al descubierto los cuatro vitrales wagnerianos de la fachada de la calle de Sant Pau, obra de Oleguer Junyent.
Los cuatro vitrales que reproducen la tetralogía wagneriana y que han sido recuperados para la fachada lateral del Liceu de Barcelona.
Los cuatro vitrales que reproducen la tetralogía wagneriana y que han sido recuperados para la fachada lateral del Liceu de Barcelona.
BARCELONA SINGULAR

La de este lunes por la noche va a ser una velada muy especial en el Gran Teatre del Liceu. El escenario lírico por excelencia de la ciudad inaugura la temporada artística 2019-2020 con el estreno de una futurista y tecnológica ópera Turandot de Puccini en versión de Franc Aleu y conmemora el 20 aniversario de la reapertura del teatro tras el incendio que lo arrasó en el año 1994 justo cuando iba a representarse este famoso título lírico.

En medio de estas dos celebraciones, el edificio del número 51 de La Rambla, del año 1847, luce por primera vez la fachada original de la primera remodelación de 1874 a cargo de Oriol Mestres (posterior al fuego declarado en 1861) una vez finalizadas las reformas por las que ha pasado la fachada que da a esta calle y la que lo hace a la calle de Sant Pau.

Este lavado de cara lo han dirigido Lluís Dilmé y Xavier Fabré y ha dejado al descubierto los cuatro vitrales wagnerianos que dan a la fachada lateral de la calle de Sant Pau. Obra del artista Oleguer Junyent, son del año 1905, y en los últimos años han estado cubiertos con paneles de madera que no los hacían visibles desde la calle (únicamente lo eran desde el interior del Cercle del Liceu). Los vitrales recuperados representan las cuatro secuencias de la tetralogía operística de Richard Wagner: El anillo de los Nibelungos, El oro del Rin, La valquiria y El ocaso de los dioses.

Con la intervención lista, la fachada principal ya no presenta las numerosas grietas que mostraba años atrás y el reloj que corona el teatro se ha apuntalado para que no sea necesario el tensor que lo aguantaba por el peligro de que cediese. Las obras han incidido también en la iluminación exterior del coliseo lírico barcelonés, sobre todo en el lado de La Rambla.

Los puntos de luz han pasado de manuales a automatizados con tecnología LED de bajo consumo y la luz es ahora tenue, enfocando de abajo a arriba, para evitar ser demasiado invasiva y no provocar contaminación lumínica. La licitación del proyecto por valor de 994.555 euros se ha financiado parcialmente con la celebración de diversas cenas para recaudar fondos.

La reforma ha sido sustancialmente diferente de la que se proyectó para el Liceu en el año 2016, mucho más arriesgada, y a cargo del artista y cineasta Frederic Amat. Su propuesta implicaba añadir a la icónica fachada 170 anillos de color rojo y de poco menos de un metro de diámetro para aumentar su visibilidad y protagonismo dentro del entorno de La Rambla.

El proyecto recogió muchas voces discordantes e incluso se llevó a cabo una campaña en Internet para recoger firmas de rechazo a la intervención. Finalmente, el Ajuntament pidió al Liceu la retirada de la propuesta y se inició la licitación de los trabajos que ahora se han acabado, y que comenzaron en marzo de este año.

Saneamiento de las cuentas

La institución es de titularidad pública desde el año de su reapertura, en 1999, y con la crisis económica fue acumulando una deuda que en 2014 rozaba los 16 millones de euros. La bajada de la recaudación en taquilla por la caída de la asistencia de público se agravó con los recortes en las ayudas por parte de la Generalitat, que fueron de hasta el 15% durante la primera etapa de Artur Mas como president. La dirección del teatro tuvo que negociar un préstamo con diferentes entidades bancarias de casi 12 millones de euros.

Con la gestión económica del ex director general Roger Guasch, el Liceu consiguió el saneamiento de las cuentas. Desde entonces, la entrada de nuevos públicos y la recuperación del peso del coliseo en el circuito lírico europeo son los dos principales ejes que mueven a la institución.

11 óperas y tres ballets por el 20 aniversario

La nueva temporada 2019-2020 del Liceu está formada por 11 títulos operísticos, tres espectáculos de ballet y seis conciertos y un presupuesto para el 20 aniversario de 48 millones de euros. La dirección artística ha programado para noviembre Doña Francisquita, con escenografía de Lluís Pasqual y la colaboración del Teatro de la Zarzuela. Cerrarán el 2019 las obras Cavallería Rusticana y Pagliacci.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento