El equipo de Gobierno crea una unidad nocturna de la Policía para hacer cumplir la ordenanza de veladores

  • El equipo de Gobierno en el Ayuntamiento de Alicante ha anunciado, este lunes, la puesta en marcha de una unidad nocturna de disciplina de la Policía Local para hacer cumplir la ordenanza de veladores, y con ello reducir los horarios y el exceso de ruido en el centro tradicional. Asimismo, se paraliza la concesión de licencias y se buscará reducir el espacio que ocupan los veladores entre un 5 y un 10 por ciento.
Veladores en el centro de la calle Mayor, de archivo.
Veladores en el centro de la calle Mayor, de archivo.
EUROPA PRESS - Archivo

En una comparecencia de prensa, los ediles de Seguridad, José Ramón González, de Urbanismo, Adrián Santos, y de Ocupación de Vía Pública, Manolo Jiménez, han incidido en que existe "saturación" de locales de ocio y de restauración en el entorno de la calle Castaños y, por ello, han anunciado medidas para "limitar el otorgamiento de licencias de apertura".

Jiménez ha hablado de "masificación" de locales y ha apuntado a la adopción de medidas de ordenación para "concretar" los lugares que podrían acoger veladores, así como "aumentar el espacio disponible para peatones" al reducir entre "un cinco y un diez por ciento" el espacio que ocupan las terrazas.

"La medida podría mejorar las condiciones de convivencia vecinal", ha asegurado Jiménez que ha comentado que se estudiará la posibilidad de reducir los horarios de apertura.

"No es una guerra", ha razonado y ha hablado de "regular" los veladores para establecer un "porcentaje mejor" para los vecinos y turistas.

Al respecto, Adrián Santos ha anunciado que se paraliza la concesión de licencias de discotecas y pubs en "todo" el ámbito del centro tradicional. "Una zona delimitada pequeña", ha reconocido pero "la importancia es evitar que proliferen".

Asimismo, ha comentado que se planteará el establecimiento de "distancias" entre las cafeterías con hilo musical, para reducir el ruido en la calle, porque actúan "como pubs" al vender bebidas alcohólicas.

En cuanto al traspaso de locales, Santos ha avanzado que se fiscalizarán los locales para que las licencias se adecuen a lo se solicitó en su día tras acometer obras: "Si son obras sustanciales tendrán que regularizarlas y si no es posible, tendrán que cerrar", ha advertido.

BRIGADA NOCTURNA

Finalmente, desde Seguridad, José Ramón González ha señalado que se ha creado la unidad nocturna de apertura y disciplina urbanística. "El motivo es cumplir las ordenanzas de veladores, apertura y ruido", ha precisado el edil que ha dicho que se trata de una "reivindicación vecinal".

Hasta ahora, ha indicado González, la Unidad Fox ha tramitado 359 expedientes de sanción a veladores después de llevar a cabo 9894 inspecciones. El edil de Seguridad ha sostenido que ha acabado con "las despedidas de soltero, las charangas y el turismo de borrachera".

JUICIO POR DERECHOS FUNDAMENTALES

Por su parte, desde la Asociación de vecinos del Centro Tradicional han confirmado a Europa Press que a principios de noviembre se reanudará el juicio contra el Ayuntamiento de Alicante tras la demanda por vulneración de derechos fundamentales por exceso ruido derivado de la actividad de ocio.

Esta semana se cumplía el plazo de diez días que dio la magistrada para que el abogado del Ayuntamiento pudiera analizar el informe pericial, de cerca de 300 folios, solicitado por los vecinos y elaborado por un perito del propio juzgado sobre los niveles de ruido en la zona.

El pasado 24 de septiembre la jueza practicó pruebas testificales en la que varios vecinos explicaron las molestias que sufrían. Por cuestiones de agenda de los letrados, han confirmado los vecinos, la reanudación del juicio tendrá que esperar un mes más.

Argumentan desde la Asociación que los niveles de ruido que soportan por la actividad de los locales de ocio atentan presuntamente contra los derechos fundamentales a la integridad física y moral, a la intimidad personal y familiar y a la inviolabilidad del domicilio.

Se trata de la segunda demanda interpuesta por los vecinos, que en enero de 2018 presentaron un primer recurso que fue inadmitido por el titular del juzgado de lo Contencioso número 1, al presentarse fuera de plazo.

En 2017, solicitaron sin éxito la declaración del Centro como Zona Acústicamente Saturada (ZAS). Una declaración que ahora vuelven a plantear en el juicio contra el Ayuntamiento y que abarcaría las calles Castaños, López Torregrosa, Bailen, Rambla, San Francisco y la plaza de Gabriel Miró.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento