Con el Rocket festival , Alhama de Granada se tranforma desde el viernes en Alhastonbury, embuida del espíritu de la gran cita festivalera inglesa, Glanstonbury. De hecho, más de mil asistentes vienen directamente de las islas británicas hasta la finca de Los Morales.

Con un pie en el clásico formato de rave y otro, en el de los macro conciertos veraniegos, el Rocket festival se ha convertido en una inexcusable cita primaveral con personalidad propia. Las enormes esculturas hechas por Wrekon, un colectivo de artistas afincado en Italia, las banderas de colores y las proyecciones crean un espacio genuino que no se parece a ningún otro evento de estas características.

El público, además de la gran cuota británica, también es muy especial y muchos de los asistentes vienen con sus hijos, que entran gratis hasta los doce años, y que disponen de una amplia zona infantil.

Y claro, lo principal no deja de ser la música, que se mueve entre las coordenadas electrónicas y el mestizaje más bailable. Grupos como Cold cut , Bad Manners , Evil nine , Adam Freeland , Los Delinquentes o Muchachito Bombo infierno quemarán las suelas de los asistentes que se suban al cohete.