Sufriendo los espacios discapacitados

  • Bienestar Social tiene el mostrador de atención a minusválidos roto.
  • Su ventanilla y la de los bancos son inacesibles para las personas en silla de ruedas.
  • La ley prevé que los pupitres para atender al público reserven un espacio específico.
  • CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE MÁLAGA
Carmen Carmona, frente al mostrador de la Delegación provincial de Bienestar Social de Málaga.
Carmen Carmona, frente al mostrador de la Delegación provincial de Bienestar Social de Málaga.

La silla de ruedas no hace que Carmen Carmona (43 años) se sienta una discapacitada. "Hay otras cosas que me hacen sentir así, como por ejemplo los mostradores de bancos y administraciones públicas", denuncia.

Ayer fue a la Delegación provincial de Bienestar Social a hacer un trámite. El mostrador quedaba por encima de los hombros de Carmen. "Es una ironía que Bienestar Social no se ocupe de esto, cuando es la encargada de estas cosas", señala.

Esta institución explica que los pupitres de atención al público tienen esa altura (en torno a una metro) para facilitar la escritura a quienes hacen trámites de pie y que existe una zona para discapacitados.

Esa zona, la solución que Bienestar Social ha encontrado para adaptar la ventanilla de atención al público a la altura de alguien que va en silla de ruedas, ha consistido en aprovechar la puerta de entrada y salida a la oficina.

Frente a ese acceso, un tramo del mostrador se abate verticalmente. Está a una altura aceptable para Carmen, pero se encuentra roto (el extremo se ha deteriorado, está astillado y hace que la tabla cuelgue). Y no deja de ser un parche, ya que los empleados entran y salen por ahí.

Los bancos no cumplen la legislación

Pero los lugares donde más problemas tienen los discapacitados de Málaga son los bancos. La Federación de Minusválidos Físicos de Málaga (FAMF) corrobora un ejemplo que pone Carmen.

"Si voy al banco, la ventanilla está tan alta que tengo que alzar la voz. No tiene por qué ser vox populi lo que yo esté hablando con el cajero. En la práctica, siempre dependo de que mi marido o un familiar me acompañe a hacer las gestiones", se queja.

El decreto 72/1992 sobre accesibilidad en Andalucía (.pdf) establece que los mostradores de atención e información al público tendrán un tramo de al menos 80 cm de longitud "con una altura comprendida entre 70 y 80 cm, que carecerá de obstáculos en su parte inferior. Las ventanillas de atención al público estarán a una altura máxima de 1,10 m".

La FAMF precisa que las entidades financieras atienden a veces a las personas en sillas de ruedas en las mesas de las sucursales. 20 minutos.es ha comprobado que esta práctica se ha extendido a muchas administraciones, como el edificio del Ayuntamiento en avenida Cervantes, Correos y Gestrisam (recaudación de impuestos municipal), aunque en algunos casos es una solución no incluida en la legislación.

Sin embargo, el colectivo critica que no se respete la igualdad. Defiende que el acceso con silla de ruedas se pueda hacer por el mismo lugar que el resto de las personas y que la atención al público se preste en las mismas condiciones, con una adaptación previa.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE MÁLAGA

Mostrar comentarios

Códigos Descuento