España impuso ciertas condiciones a la oferta de compra de Enel y Acciona sobre Endesa, lo que incomodó a Bruselas que tiene competencia exclusiva en operaciones transfronterizas europeas.

'Si no hay una respuesta satisfactoria en un mes la Comisión podría decidir llevar a España ante el Tribunal Europeo de Justicia', dijo el Ejecutivo de la UE en un comunicado.

El departamento de competencia de la Comisión dio el visto bueno a la oferta por Endesa el año pasado. Sin embargo, España impuso después sus propias condiciones, asegurando que eran esenciales para velar por la seguridad del suministro de electricidad.

La semana pasada, el segundo mayor tribunal de la UE, el Tribunal de Primera Instancia de Luxemburgo, abrió camino al paso dado hoy por la Comisión al rechazar una apelación de España que pedía medidas para mantener esas condiciones.

Madrid ya ha perdido un caso similar ante el Tribunal Europeo de Justicia sobre las condiciones impuestas a la oferta rival por Endesa lanzada por la alemana E.ON, propuesta que finalmente fracasó.

El tribunal dijo a España en ese caso que tenía que obedecer la normativa de la Comisión incluso si consideraba que no era correcta.