Las policías locales vascas dejarán de poner multas este viernes

  • Llevarán a cabo una jornada de reflexión y evitarán sancionar la doble fila, el conducir sin cinturón...
  • Sólo multarán cuando la infracción suponga un claro perjuicio para el ciudadano. En Bilbao se ponen 1.000 multas por tráfico.
  • CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE BILBAO

Ni por aparcar en doble fila, saltarse un semáforo o conducir sin cinturón. Las policías municipales vascas llevarán a cabo este viernes una huelga de brazos caídos. O, mejor dicho, de multas caídas, ya que reducirán a la máxima expresión su capacidad sancionadora.

Es, en realidad, una jornada de reflexión, ya que los cuerpos policiales no pueden llevar a cabo huelgas laborales como tal. Pretenden, con ello, presionar a las instituciones vascas para que mejoren sus condiciones laborales y las igualen a las de la Ertzaintza.

Así, los alrededor de 3.000 guardias urbanos de las 78 policías locales de Euskadi, convocados por los principales sindicatos (ELA. CC OO, UGT ErNE y SVP) saldrán a la calle sin poner toda su atención en cuanto a sus acciones coercitivas. Simplemente, se limitarán a advertir, en el caso de los conductores, de la infracción sin imponer la multa correspondiente.

Eso sí, no descuidarán aquellas infracciones que supongan un perjuicio claro para los ciudadanos. “Si hay un coche aparcado en la puerta de un garaje y no dejar salir, se le pondrá la multa”, explican.

Sólo en Bilbao, los 390 policías que patrullan la calle, de los casi 800 totales, ponen al día cerca de un millar de multas por infracciones a las normativas de tráfico.

Y, según los cálculos de los agentes, dejarán de imponerse alrededor del 90% de estas multas. En todo Euskadi, las cifras se multiplican por diez.

Para las arcas municipales, la jornada de reflexión también tendrá una repercusión económica. En Bilbao, el Ayuntamiento dejará de ingresar este viernes más de 30.000 euros.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE BILBAO

Mostrar comentarios

Códigos Descuento