Yogur
Imagen representativa de un yogur. GTRES

Muchas personas comen yogures caducados y afirman que no sufren ninguna reacción adversa. Pero ¿es correcto hacer esto? Un estudio que llevó a cabo el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente concluyó que el 78,8% de las personas que habían sido entrevistadas consumían yogures, entre otros alimentos, aunque ya hubiesen cumplido con su fecha de caducidad.

El motivo, según el estudio, está en que las personas que fueron entrevistadas no tenían muy claro lo que quería decir, exactamente, la fecha de caducidad. De hecho, "el 25% de los entrevistados cree que la fecha de caducidad quiere decir que a partir de esa fecha el alimento ya no conserva sus cualidades específicas, pero es seguro comerlo".

Esta idea se aproxima más a la fecha de consumo preferente, aunque cuando las personas entrevistadas definieron este concepto tampoco estaban muy seguras de su significado. Pues, "el 24,9% cree que la fecha de consumo preferente quiere decir que a partir de esa fecha el producto no es del todo seguro para comerlo".

Fecha de caducidad o de consumo preferente

No todos los alimentos llevan una fecha de caducidad, algunos la que llevan impresa es la de consumo preferente. Según la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN) aquellos productos que lleven fecha de caducidad solo pueden consumirse hasta el día que se especifique. Estos son los alimentos perecederos o frescos, por ejemplo, el pescado o la carne picada.

Por otra parte, los productos que tienen una fecha de consumo preferente son los aceites vegetales, la pasta, el arroz o el chocolate, es decir, los que no son perecederos. En este caso, una vez pasada la fecha que está impresa en el envase el alimento todavía puede consumirse.

Con todo, la AECOSAN advierte que siempre hay que seguir las instrucciones que se especifiquen en cada producto para su correcta conservación (nevera, congelador o lugar fresco y seco). Si no se cumplen, el alimento puede estropearse y causar una intoxicación.

¿Los yogures llevan fecha de caducidad o de consumo preferente?

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) decretó en el año 2014 que los yogures tendrían a partir de ese momento una fecha de consumo preferente. Es decir, podían comerse una vez pasado el día indicado en el envase sin ningún problema.

La razón de tomar esta decisión, según la OCU, se debió a que en el resto de países europeos este tipo de producto lácteo no llevaba fecha de ningún tipo. Pero adoptar esta medida podía causar desconfianza entre los consumidores, ya que no sabrían cuándo se fabricó. Por ello, se decidió poner una fecha razonable de consumo preferente.

Por todo esto, los yogures sí pueden comerse, aunque superen la fecha indicada en el envase, ya que esto no merma sus propiedades ni lo convierte en un alimento peligroso para la salud. No obstante, como aconsejaba la AECOSAN, se debe comprobar que el producto huele bien, tiene buen color y es comestible. Esto evitará que tiremos los yogures a la basura cuando todavía se pueden aprovechar.