Dos años de cárcel por golpear, insultar y vejar a sus padres en Irún

  • Los episodios de maltratos los ocasionaban hechos como que los padres le pidieran que bajara el volumen de la música.
  • Provocó de un empujón la rotura de dos costillas de su padre.
  • El progenitor ha rechazado cobrar ninguna indemnización.
  • CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE SAN SEBASTIÁN
Un joven ha sido condenado a dos años de cárcel por golpear, insultar y vejar a sus padres con los que convivía en Irún (Guipúzcoa) y a los que sometía a "constantes" actos de "violencia física y psíquica" desde que decidió abandonar sus estudios.
Te voy a hacer algo en lo que más quieras, eres una hija de puta
La sentencia del caso describe un episodio ocurrido en diciembre de 2006 cuando el procesado, que entonces tenía 20 años, reaccionó violentamente después de que su padre le instara a responder a su teléfono que "no dejaba de sonar".

El procesado comenzó a llamar "payaso, subnormal y gilipollas" a su progenitor, quien intentó reprenderle y cortar el arranque violento tomando por el cuello al joven, quien entonces le propinó un empujón a consecuencia del cual el hombre sufrió la rotura de dos costillas.

En otra ocasión, en enero de 2007, la madre pidió al procesado que bajara el volumen de la música y éste "la amenazó e insultó" con frases como: "te voy a hacer algo en lo que más quieras, eres una hija de puta".

Unos días más tarde, el inculpado pidió dinero a su madre, quien le respondió que se mantuviera con sus propios ingresos, lo que desencadenó una discusión en la que terció el padre para pedir al joven que se fuera de casa, situación ante la que el acusado respondió con amenazas como "te voy a matar, te voy a partir la cara, te tengo ganas".

El juez considera que estos hechos son constitutivos de un delito de maltrato habitual, otro de lesiones, dos faltas de amenazas y otras tantas de injurias por las que impone al procesado penas que suman dos años de cárcel, 24 días de localización permanente y prohibición de acercarse a sus víctimas durante dos años.

Esta sentencia es resultado de un acuerdo alcanzado por la defensa con la Fiscalía antes de la vista oral, por el que el acusado aceptó la petición de condena del Ministerio Público. Su padre renunció a cualquier tipo de indemnización por estos hechos.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE SAN SEBASTIÁN

Mostrar comentarios

Códigos Descuento