A la caza del rumano gitano en Nápoles

  • La ciudad italiana ha vivido en los últimos días un aumento de casos de agresión contra asentamientos gitanos de origen rumano.
  • De momento, se han quemado cinco campamentos.
  • La población agredida vive bajo protección policial.
  • La alcaldesa de la ciudad condena "toda reacción violenta y racista".
Un grupo de rumanos gitanos, escoltado por la policía, abandona su campamento en Ponticelli, en Nápoles (Italia). (Ciro Fusco / EFE).
Un grupo de rumanos gitanos, escoltado por la policía, abandona su campamento en Ponticelli, en Nápoles (Italia). (Ciro Fusco / EFE).
Ciro Fusco / EFE

La periferia de la ciudad de Nápoles, en el sur de Italia, ha vivido en los últimos días un aumento de casos de agresión contra asentamientos gitanos de origen rumano, con la quema hasta el momento de cinco campamentos.

Los bomberos han tenido que apagar este miércoles tres incendios provocados en asentamientos de una barriada de Nápoles, donde hasta ahora vivían grupos de gitanos y que fueron evacuados ante el peligro que corrían sus vidas.

La ola de agresiones se desató el pasado sábado, cuando una joven rumana de 16 años supuestamente entró en una casa de la periferia de Nápoles, en Ponticelli, e intentó secuestrar a un bebé de seis meses. La madre del bebé alertó del suceso y los vecinos del inmueble consiguieron frenar a la joven, que finalmente tuvo que ser protegida por los agentes de policía que habían acudido al lugar, ya que las personas que socorrieron al pequeño querían lincharla.

Tres horas después del intento de secuestro, un joven rumano recibió una fuerte paliza y fue acuchillado en la espalda, mientras que el lunes tres personas prendieron fuego a la entrada de uno de los campamentos.

La noche del lunes al martes un grupo de jóvenes lanzaron desde el coche cócteles molotov a otro asentamiento e incendiaron cuatro barracas, mientras que en otro campamento se registró una agresión con piedras.

Bajo protección policial

El martes, después de que el juez confirmara el arresto de la joven acusada del secuestro del bebé, tuvieron lugar nuevos ataques a los asentamientos, que obligaron a trasladar a todos los gitanos a un mismo campamento bajo protección policial y de cuyo nuevo emplazamiento no ha trascendido detalle alguno.

Un grupo de mujeres y niños italianos bailaban y cantaban ayer mientras las llamas devastaban los campamentos y silbaron después a los bomberos que acudieron a apagarlas, según fuentes de este cuerpo recogidas por los medios de comunicación italianos. Sin embargo, la alcaldesa de Nápoles, Rosa Iervolino, ha condenado las acciones en un comunicado en el que se lee: "condeno toda reacción violenta y racista".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento