La Fiscalía de Guipúzcoa pide una multa de 3.840 euros para una mujer que presuntamente presentó una falsa denuncia en la que aseguraba que su marido la insultó y maltrató en presencia de sus dos hijos de tres y cinco años. A consecuencia de esta denuncia, el perjudicado
llegó a ser juzgado en una vista oral en la que finalmente fue absuelto después de que su esposa reconociera que había mentido.
La Fiscalía considera que estos hechos son constitutivos de un delito de acusación y denuncia falsas

Según el escrito de acusación provisional del Ministerio Público, los hechos se remontan al 13 de marzo de 2005, cuando la mujer acudió a la comisaría de la Ertzaintza de Zarautz (Guipúzcoa) y aseguró que el día anterior su marido le había reprochado que llegara tarde.

Según la denunciante, su esposo le había propinado un puñetazo en la cabeza, la agarró del cuello y le rompió una cadena que portaba, al tiempo que la insultaba en presencia de sus dos hijos menores. Sin embargo, un día después modificó su versión ante el Juzgado de Instrucción de Azpeitia, donde relató que ella misma se había golpeado "sin querer", con su propia mano y que las agresiones se habían producido sin que sus hijos pudieran verlas.

Reconoció que era mentira

Finalmente, el 26 de octubre de 2005 se celebró una vista en un Juzgado de lo Penal de San Sebastián en el que la mujer reconoció que los hechos "eran mentira" y que los denunció "en un momento de acaloramiento", tras lo que su esposo fue absuelto.

La Fiscalía considera que estos hechos, que serán juzgados este mes en San Sebastián, son constitutivos de un delito de acusación y denuncia falsas por el que reclama una multa de 3.840 euros y que la mujer indemnice a su marido con 3.000 euros.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE SAN SEBASTIÁN