El Youtube de Ricardo Galli, los millones de Teknoland y otras historias de internet

  • Fundetec edita un libro sobre la evolución de la Red en España.
  • Sus autores han hablado con emprendedores históricos para construir un relato novelado de la historia del negocio digital.
Portada del libro sobre la evolución de la Red en nuestro país.
Portada del libro sobre la evolución de la Red en nuestro país.
FUNDETEC
Álvaro Ibáñez de Microsiervos, Jesús Encinar de
Idealista, Bernardo Hernandez de
Google, Emilio Márquez de
Marqueze o Marcos Enriquez de
Ozú son algunos de los emprendedores con los que han hablado los autores de
trazar un dibujo de la evolución de la red en nuestro país.

Los autores del libro,
Ángel María Herrera (emprendedor, blogger y fundador de Grupo Búho, Evoluciona o Bubok.com) y
Jorge Villabona, (Dooyoo, Overture o Noxtrum) ha creado
un relato novelado de la historia de la Internet hispana en el que son los propios protagonistas quienes cuentan como se enamoraron de la red y se dispusieron, con más o menos éxito, a conquistar el nuevo mundo digital.
No está todo el mundo, pero si son todos los que están”
“Evidentemente no está todo el mundo, pero si son todos los que están”, explica Herrera, que repasa en una conversación telefónica el pasado de algunas caras conocidas de Internet en nuestro país. Es el caso por ejemplo de Ricardo Galli, fundador de
“hace ya muchos años montó un proyecto estilo YouTube, que no cuajó”.

Otros acertaron casi desde el principio, como los hermanos Jesús y Fernando Encinar, que no sólo lograron tener éxito con
Idealista.com sino que además
“acertaron no sacando a bolsa la empresa”. Con ellos empezó Bernardo Hernández, actualmente acto directivo de Google.

Antes de la aparición de estos proyectos,
la red y los negocios online llegan a nuestro país “de la mano de gente que viene de EE UU, como
Eudald Doménech, que tras conocer la posibilidad de enviar ficheros a sus proveedores sin necesidad de desplazarse monta el primer servidor comercial de acceso a internet en España, Servicom”, allá por 1993.
Teknoland, icono de la burbuja

Luego proliferaron los proveedores de acceso, las páginas web y las empresas que las hacen, como Teknoland, icono de la burbuja puntocom, no paran de trabajar. Tanto que atraen la atención del gigante Terra, la empresa de internet de Telefónica que adquiriría parte de la compañía en 1999. Teknoland lo celebró con una fiesta en la que regaló 100 millones de las antiguas pesetas a sus empleados.
Lo de las oficinas de empresas de internet con jacuzzi es un mito"
Los excesos existían, pero eran la excepción, según Herrera. “Lo de las oficinas de empresas de internet con jacuzzi, billar y gimnasio es un poco un mito, yo diría que se reducía sólo a Teknoland. Los programadores cobrábamos más porque no había muchos”.

Antes de todo eso,
en los orígenes, el interés por la Red era escaso y el desconocimiento abundante. David Cantilla, uno de los fundadores de Teknoland, cuenta a los autores del libro cómo en una reunión sesuda y larga, tras una exhaustiva presentación, uno de los asistentes “le preguntó a qué se dedicaba la empresa”.
Proyectos "financiados con un PowerPoint"

Ese desconocimiento y la sobrevaloración se encuentran según Herrera en el origen del estallido de la burbuja de Internet. “En aquella época no había datos históricos para poder comparar. Se financiaba un proyecto con un PowerPoint y ahora necesitas un Excel. El modelo de negocio es fundamental”, explica.

También cuenta el libro la historia de un
grupo de profesionales que tras salir de Terra participa en la fundación de Jazztel. “Entre ellos está Álvaro Ibañez, uno de los autores del blog de éxito Microsiervos".

El libro, editado por
Fundetec (que donará los beneficios a proyectos relacionados con el fomento de la sociedad de la información) cuenta también la evolución de la red hispana tras la burbuja, y cómo
en los últimos años ha crecido e incorporado los conceptos de la Web 2.0.
Mostrar comentarios

Códigos Descuento