Segundo día de protestas y represión en Irak con 12 muertos y 800 heridos

  • Las protestas comenzaron como una llamada a mejorar los servicios básicos en declive y pasó a ser un grito a la caída del Ejecutivo en general.
  • Impactan dos proyectiles en la Zona Verde de Bagdad, que ha sido totalmente fortificada.
Protestas en Bagdad.
Protestas en Bagdad.
EFE
Al menos cinco personas murieron este miércoles en el segundo día de protestas en Irak, que se han extendido en Bagdad y han llegado al sur del país en una nueva oleada de descontento por la falta de servicios públicos y oportunidades de empleo, así como por la mala gestión de los recursos en este país rico en petróleo.

Al menos 12 personas han muerto en dos días seguidos de protestas en Irak, que se han extendido en Bagdad y han llegado al sur del país en una nueva oleada de descontento por la falta de servicios públicos y oportunidades de empleo, así como por la mala gestión de los recursos en este país rico en petróleo.

El balance de víctimas de las protestas del martes y el miércoles en varios puntos del país y los enfrentamientos entre manifestantes y las fuerzas de seguridad ha alcanzado los doce fallecidos y 782 heridos, dijo a Efe el miembro de la comisión Ali al Bayati..

Los manifestantes habían asaltado anteriormente la sede del gobierno regional en Al Naseriya y le habían prendido fuego, según la televisión estatal Al Iraquiya.

Las víctimas incluyen a un manifestante que perdió la vida el martes en Bagdad, donde este miércoles han tenido lugar nuevas protestas y más choques entre manifestantes y fuerzas de seguridad en distintos puntos de la capital desde esta mañana y hasta este momento.

Una fuente del Ministerio de Interior que pidió el anonimato que las autoridades han decidido cerrar la fortificada "zona verde", sede de las principales instituciones y de las embajadas extranjeras.

La fuente detalló que se han colocado bloques de cemento y se han desplegado más efectivos y blindados, así como alambradas, para impedir que los manifestantes intenten entrar en la zona, como ya ha ocurrido en otras ocasiones durante las protestas.

Sin embargo, dos proyectiles impactaron esta madrugada, uno en las inmediaciones y otro en el interior de la fortificada Zona Verde.

En la noche del miércoles, las protestas continúan en las plazas de Al Tayaran y de Al Jilán, en el centro de Bagdad, y las fuerzas de seguridad han repelido a los manifestantes repetidamente empleando gases lacrimógenos y mangueras de agua, así como disparos al aire, para que no se aproximen a la "zona verde" desde el otro lado del río Tigris.

Asimismo, se registran protestas en cinco puntos diferentes de la capital, incluido un lugar próximo al aeropuerto internacional de Bagdad, y en el sureste y el noreste de la urbe.

El Ministerio de Defensa iraquí emitió un comunicado en el que informó de que las tropas están en alerta para "preservar la soberanía del Estado, proteger las instalaciones gubernamentales y esenciales, las embajadas y misiones diplomáticas".

El Consejo de Seguridad Nacional iraquí se reunió de urgencia en Bagdad, presidido por el primer ministro, Adel Abdelmahdi, y reafirmó en un comunicado el derecho de los iraquíes a manifestarse y a expresarse libremente, pero condenó los actos de sabotaje.

Asimismo aseguró que las autoridades tomarán todas las medidas para proteger a los ciudadanos y las propiedades públicas y privadas, y prometió que el Gobierno hará "todos los esfuerzos para cumplir las demandas legítimas de los manifestantes".

Tanto Abdelmahdi como el presidente iraquí, Barham Saleh, llamaron a la contención y marcaron las diferencias entre las manifestaciones pacíficas amparadas por la Constitución del país y los actos que contravienen la ley y alteran el orden público, a los que -aseguraron- responderán las fuerzas de seguridad.

Por su parte, la enviada especial de la ONU para Irak, Jeanine Hennis-Plasschaert, expresó en un comunicado su preocupación por la "violencia" y reclamó a las autoridades que mantengan el "control" a la hora de hacer frente a la situación.

También la embajada estadounidense en Bagdad pidió a todas las partes que rechacen la violencia y ejerzan contención, según una breve nota.

A lo largo del día, el servicio de internet ha sufrido interrupciones, según ha constatado Efe, después de que las protestas fueran convocadas a través de las redes sociales con la etiqueta #bajo_para_conseguir_mi_derecho, en referencia a salir a la calle para exigir servicios públicos, empleo y el fin de la corrupción.

La organización NetBlocks, que supervisa la censura en internet, ha informado de que el acceso a internet está cortado en muchas partes de Irak, con una conectividad por debajo del 70 %, y que varios operadores de comunicaciones se han visto afectados, además de algunas aplicaciones bloquedas.

En los últimos meses se han registrado otras protestas similares en contra del Gobierno del primer ministro, formado el pasado octubre con un perfil tecnócrata para hacer frente a los acuciantes problemas económicos que sufre Irak tras años de conflicto armado y de una extendida corrupción.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento