Un agente de la guardia civil, Juan Manuel Piñuel Villalón, ha resultado muerto y otros cuatro heridos por una explosión de una furgoneta bomba contra la casa cuartel de la Guardia Civil en la localidad alavesa de Legutiano (Villarreal), en torno a las tres de la madrugada, según informaron fuentes policiales.

El fallecido era de Melilla, estaba casado y tenía un hijo

Piñuel se encontraba hablando con la central operativa de servicios del instituto armado, alertando de que había una furgoneta estacionada fuera del acuartelamiento, cuando se produjo la explosión y se cortó la comunicación.

El fallecido era de Melilla, estaba casado y tenía un hijo. Nació el 20 de enero de 1967 y llevaba dos meses destinado en la localidad alavesa adonde se había desplazado desde su domicilio, en Málaga, para conseguir la preferencia que le permitiera volver a su lugar de origen.

Heridos fuera de peligro

En cuanto a los heridos, dos hombres y dos mujeres (de entre 34 y 41 años), son todos guardias civiles y uno se encuentra en estado grave. Han sido trasladados a los hospitales de Txagorritxu y Santiago, ambos en Vitoria. Uno de ellos fue rescatado tras la explosión de entre los escombros, aunque las cuatro personas heridas están fuera de peligro.

En esta ocasión, no ha habido comunicado previo de la banda terrorista avisando de la explosión. La furgoneta bomba (un Citroën Berlingo con matrícula 5945FMC) estaba colocada a la puerta del cuartel situado al borde de la carretera N-240 a la entrada del pueblo. Según fuentes del instituto armado, el vehículo contenía al menos 100 kilos de explosivos, aunque algunas fuentes señalan que la cifra podría llegar a los 300.

Las Fuerzas de Seguridad atribuyen la autoría del atentado al comando Vizcaya, cuyo "grupo estable" lo forman Jurdan Martitegi y Arkaitz Goikoetxea.

40 personas en la casa cuartel

La Ertzaintza mantiene acordonado el perímetro del entorno del municipio desde aproximadamente tres o cuatro kilómetros de distancia del lugar en el que ETA hizo estallar el coche bomba.

Atentado en ÁlavaUnas 40 personas se encontraban en el interior de la casa cuartel. Las autoridades se han desplazado al lugar, para visitar a los afectados. La Cruz Roja ha enviado a cuatro psicólogos que están atendiendo a los habitantes de la casa cuartel, de forma especial a los familiares de las víctimas.

Los bomberos han apuntalado el edificio, que ha resultado seriamente dañado. El hecho de que el cuartel se encontrara en las afueras del municipio ha impedido daños mayores en el entorno y sólo un caserío cercano se ha visto afectado por la deflagración.

Encuentran el vehículo de la huida

El vehículo en el que huyeron los terroristas (un Peugeot 306 con matrícula BI2122-BY, que fue robado el pasado 14 de abril) ha sido encontrado en Abadiño (Vizcaya) y tenía un dispositivo incendiario que no ha explosionado.

El lugar donde ha sido localizado indica que los terroristas huyeron de Legutiano a través del puerto de Urkiola, que une Álava y Vizcaya, ya que Legutiano y Abadiño (un pequeño pueblo al lado de Durango) se encuentran en cada uno de los extremos del puerto. Legutiano es una localidad de 1.418 habitantes situada a 15 kilómetros al norte de Vitoria.