Hillary Clinton, que se alzó hoy con una rotunda victoria en las primarias de Virginia Occidental, quiere que este triunfo sirva para que los más agoreros se replanteen el futuro de la campaña electoral demócrata.

Estoy más decidida que nunca a seguir en esta campaña

"Estoy más decidida que nunca a seguir en esta campaña", dijo esta noche Hillary, quien salió al paso de los críticos que insisten en que debe retirarse y aseguró que "esta campaña ha sido buena tanto para el partido Demócrata como para el país". "Soy la candidata más fuerte y seré la presidenta más fuerte", agregó Hillary.

Los estrategas de su campaña, de inmediato, se multiplicaron para exponer la importancia de Virginia Occidental, un Estado que, junto con Ohio, Pensilvania, Florida o Michigan, ha demostrado su capacidad de conseguir la diferencia en las elecciones generales, debido a lo cambiante de su voto.

Así lo expuso, por ejemplo, Howard Wolfson, el director de comunicaciones de la campaña de Clinton, quien reiteró que esta victoria demuestra que la disputa por la candidatura demócrata está lejos de estar terminada. Sin embargo, la mayoría de los analistas no cree que la victoria en este Estado, que enviará 28 delegados a la Convención de Denver en agosto, pueda evitar que su contrincante Barack Obama se haga con la candidatura presidencial.

95% de blancos

Las encuestas a pie de urna demostraron que en este Estado, que es blanco en un 95%, dos terceras partes de los votantes indicaron que la economía es el asunto más importante en estas elecciones, y entre los que dijeron estar "muy preocupados" por la situación económica, más del 70% votó por Hillary.

La distancia de Obama por la candidatura presidencial demócrata es ya insuperable

Igualmente, la senadora por Nueva York se hizo con el 71% del voto de las mujeres de este Estado, mientras que Obama sólo consiguió el 27% de los sufragios femeninos. Entre los hombres, la ex primera dama consiguió algo menos del 60% de los votos. El resto se decantó por Obama.

La victoria de Hillary, según los primeros recuentos, puede haberse dado por entre 25 y 30 puntos. Pero Virginia Occidental tiene sólo 28 delegados en juego, que se repartirán de forma proporcional entre ella y su rival Barack Obama, y en la práctica no alterarán el panorama poco favorable que se cierne sobre la ex primera dama estadounidense.