Guillermo Chicote
Guillermo Chicote, presidente de la Asociación de promotores y constructores de España.
El sector inmobiliario está temblando ante el parón . Guillermo Chicote, presidente de APCE, calificó la semana pasada de «frivolidades» las palabras de Solbes rechazando una ayuda pública para «impedir artificialmente» el «necesario ajuste» del sector. Este miércoles se reúne con la ministra de
Vivienda, Beatriz Corredor.

¿Cuál es su visión general de la situación del sector?

Las ventas han caído más de un 60% desde septiembre. El problema no es si la vivienda está cara o barata; que no está barata, eso está claro. El problema es la desconfianza de los consumidores en el sistema económico: no se tiene una idea exacta de cuánto va a costar el dinero.

El consumidor se pregunta dónde han ido los beneficios de todos estos años.

Están reinvertidos. Si se hacían 200.000 o 300.000 viviendas y el año pasado se hicieron 650.000, está claro dónde están los beneficios.

¿Y no se había previsto?

La culpa es también del empresariado, no lo puedo negar

Sabíamos que desde 2005 bajaría la demanda entre un 5,5% y un 7%, lo que nos daba cierto margen. Pero la producción no paró de aumentar: todo el mundo pensaba que le iba a pillar al resto. La culpa es también del empresariado, nadie lo puede negar. Pero la crisis de las subprime de EE UU ha supuesto un frenazo brusco. De golpe y porrazo se corta el suministro de financiación y el mercado cae de golpe, de una forma brutal. No hay financiación ni para la compra de viviendas ni para promociones nuevas.

Ahora reclaman ayudas.

No solicitamos ninguna ayuda directa al sector. Cada uno tendrá que aguantar el temporal como pueda. La gran solución no existe, pero varias pequeñas pueden dar resultado. Si el problema es la confianza, proponemos un modelo entre la vivienda libre y la protección con un interés fijo durante cinco años. Supondría más seguridad al comprador, una salida al stock y la recuperación de financiación para seguir construyendo. Otra medida sería igualar la tributación de la rehabilitación a la de la vivienda nueva.

¿Y la posibilidad de sacar al mercado el stock como VPO?

Es imposible. En algunas provincias podría ser. Pero en las grandes ciudades, no, porque la vivienda libre cuesta el doble y es imposible cumplir con el máximo del 15% del coste del suelo. Es cierto que ahora el camino es la protección oficial, pero siempre y cuando se haya dado salida al stock.

¿Cómo se plantea entonces su reunión con la ministra?

Si la producción cae a la mitad, perderemos un millón de empleos

Algunos miembros me dicen que no hable con ella, que Solbes ya ha dicho todo. Pero lo hago, primero, por educación; segundo, para trasladarle nuestras propuestas, y tercero, por la gravedad de la situación: tenemos 1,3 millones de trabajadores directos y 700.000 indirectos. Si la producción cae a la mitad, podemos perder un millón de empleos, la mayoría no cualificados. Recolocar a esta gente costará mucho trabajo.

Suena a amenaza.

Yo no amenazo a nadie. Sólo hago un análisis de la situación en la que estamos y hacia la que vamos. Estamos preocupados y la sociedad también.