El Gobierno quiere frenar una vuelta al inicio del procés y exigirá al Parlament no hacer más declaraciones ilegales

El Parlament de Cataluña.
El Parlament de Cataluña.
EUROPA PRESS

El Gobierno considera que las resoluciones que aprobó la semana pasada como consecuencia de la detención de los CDR incumplen la sentencia del Tribunal Constitucional que anuló la declaración de la Cámara catalana que en 2015 dio inicio a la actividad legislativa hacia la consulta independentista, de la que se cumplen este martes dos años, y la desconexión con España que finalmente llevaron a la aplicación del artículo 155. Por eso, en cuanto se publiquen en el Boletín del Estado del Parlament, recurrirá las dos resoluciones como un incumplimiento de aquel fallo judicial.

El presidente en funciones, Pedro Sánchez, ha anunciado este martes que el Gobierno enviará un requerimiento a la Mesa del Parlament, que forma parte del recurso que se presentará para anular las resoluciones que se aprobaron como respuesta independentista al arresto de miembros de los CRD con planes presuntamente violentos, al considerarlas un incumplimiento de la sentencia que confirmó la legalidad del 155 en Cataluña.

Sánchez ha recordado en una entrevista en La Ser que el Gobierno ya anunció que recurrirá ante el Tribunal Constitucional las resoluciones del Parlament y también ha anunciado que va a renviar "un requerimiento a la Mesa del Parlament de Cataluña, en relación con ese tipo de resoluciones que se están planteando por parte de la mayoría parlamentaria independentista".

Según han explicado fuentes de Moncloa, el Gobierno tiene dos opciones para recurrir las resoluciones ante el Constitucional, mediante una impugnación de disposiciones autonómicas o por incidente de ejecución de sentencia, que es el que va a aplicar en este caso. El fallo que, según el resurso del Ejecutivo, que no estaría cumpliendo es una sentencia en la que el Constitucional estimó el recurso del Gobierno contra la decisión que tomó el Parlament en noviembre de 2015 que, tras las elecciones catalanas que dieron una mayoría independentista en la Cámara, declaraba "solemnemente el inicio del proceso de creación de un estado catalán independiente en forma de república".

Según las mismas fuentes, el planteamiento del incidente de ejecución conlleva también la suspensión de las resoluciones y, al plantearlo, puede solicitar al Constitucional que requiera personalmente al presidente y los miembros de la Mesa del Parlament para que se abstengan de "tramitar cualquier nueva inicativa que ponga en cuestión la suspensión".

Independencia, aún realizable

Las dos resoluciones a las que se ha referido Sánchez fueron aprobadas la semana pasada por la mayoría independentista del Parlament y reiterán que la independencia es "un objetivo legítimo" y "sigue siendo realizable", "rechaza las imposiciones antidemocráticas de las instituciones del Estado español, en especial de su Tribunal Constitucional y Tribunal Supremo" y "afirma la legitimidad de la desobediencia civil e institucional, como de otros instrumentos en defensa de aquellos derechos civiles, políticos y sociales que puedan ser lesionados".

Asímismo, con el voto favorable de JxCAT, ERC y CUP, el Parlament exigió "anular todas las causas judiciales" y el Parlament se "reafirmó en la defensa de la derecho de autodeterminación" y subrayó" el ejecicio de este derecho debe ir necesariamente ligado a la exigencia de una amnistía total" y "rechaza la operación represiva impulsada por la Audiencia Nacional y la Guardia Civil".

El Gobierno anunció la semana pasada su intención de recurrir las resoluciones, algo que no hará, no obstante, hasta que estas no aparezcan publicadas en el Boletín Oficial del Parlament, algo que todavía no ha sucedido. Este martes, Sánchez ha añadido que también plantearán un requerimiento a la Mesa del Parlament en una entrevista en la Cadena Ser en la que ha advertido de que su Gobierno, aun estando en funciones, no tendría "ningún problema" en volver a aplicar el artículo 155 en Cataluña.

No ha sido la única vez que Sánchez se ha referido a Cataluña en el segundo aniversario del 1-O y en plena escalada de tensión política debido a la detención de nueve miembros de los Comités de Defensa de la República (CDR) por preparar presuntamente planes violentos y a las puertas de que el Tribunal Supremo dicte sentencia por el juicio del procés.

Unidad para aplicar el 155

En un acto de precampaña con militantes en Huesca, ha insistido a los líderes independentistas que "condenen cualquier tipo de violencia, también la que viene de los movimientos independentistas" y ha vuelto a pedirles que "no cometan más errores". Si estas advertencias no dan fruto, Sánchez ha advertido de que el Gobierno activará el artículo 155, para lo que intentará buscar el acuerdo de otras fuerzas políticas.

"Si al final el Gobierno se ve obligado a tener que actuar activando ciertos artículos de la Constitución porque el independentismo no ha aprendido de errores pasados", él actuará siguiendo tres principios: "Firmeza democrática, proporcionalidad y unidad de todos los partidos políticos", ha dicho, antes de insistir en que "nosotros no queremos hacerlo, pero si tenemos un compromiso es con las libertades, la constitución y el autogobierno de Cataluña".

Según ha explicado, aplicaría el artículo 155 con firmeza "que signifca que somos el partido que defiende la Constitución, los estatutos de autonomía y el autogobierno. también en Cataluña en caso de que el independentismo los vuelva a situar fuera de la ley". La "proporcionalidad" es porque, ha dicho Sánchez, "no queremos sobreactuar, echar más gasolina al fuego", aunque sí "garantizar la convivencia y la seguridad". Por último, el presidente ha asegurado que, llegado el caso, hablará "con todas las fuerzas para, en el caso de tener que volver a aprobar el 155, cuente con el mayor respaldo político posible" y la "ciudadanía entienda por qué el Gobierno tiene que acogerse a este tipo de medidas".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento