Dimite el 'jefe político' de los Mossos d'Esquadra un día antes del segundo aniversario del 1-O

El director general de los Mossos d'Esquadra, Andreu Joan Martínez.
El director general de los Mossos d'Esquadra, Andreu Joan Martínez.
EUROPA PRESS
Dimite el 'jefe político' de los Mossos d'Esquadra

El director general de los Mossos d'Esquadra, Andreu Joan Martínez, presentó la dimisión el pasado día 25 de septiembre según han confirmado a 20minutos fuentes de la conselleria de Interior. Y aunque la notícia se ha hecho pública justo un día antes del 1-O, Interior lo desvincula de este segundo aniversario del referéndum y aseguran que deja el cargo tras "cumplir una etapa".

Lo sustituirá Pere Ferrer, quien ha sido jefe de Gabinete del Conseller durante los últimos cinco años, por lo que ha estado en el cargo durante los mandatos de los exconsellers Jordi Jané y Quim Forn y tiene "plena confianza" del actual conseller de Interior, Miquel Buch. Pere Ferrer será nombrado oficialmente mañana director general de los Mossos d'Esquadra.

El conseller de Interior, Miquel Buch, ha agradecido en su cuenta de Twitter el trabajo realizado por Andreu Joan Martínez como director general de los Mossos d'Esquadra y desea "mucha suerte a Pere Ferrer, que tiene la experiencia, el criterio y las ganas para liderar esta nueva etapa"

Desde la consellería de Interior aseguran que Martínez "ha cumplido una etapa" tras una obra de gobierno "contundente" en la que ha implementado medidas como las nuevas convocatorias de agentes de Mossos o la incorporación de la policía catalana al Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado (Citco).

1 de octubre

Ferrer asumirá la dirección de la policía catalana este martes 1 de octubre en una jornada que se prevé complicada en las calles por las movilizaciones con motivo del segundo aniversario del 1-O, lo que ha llevado a los Mossos d'Esquadra a reforzar sus dispositivos para hacer frente a posibles incidentes.

Además, coincide con el inicio de un ciclo de protestas que podrían recrudecerse en las próximas semanas para cuando se espera que el Tribunal Supremo haga pública la sentencia contra los líderes independentistas por el procés, lo que situará de nuevo en el punto de mira a los Mossos d'Esquadra.

De hecho, la policía catalana se vio envuelta en la confrontación política la semana pasada, cuando Buch aplazó la Comisión Mixta de Seguridad entre el Gobierno y la Generalitat, en medio de la polémica por la detención y encarcelamiento de siete miembros de los CDR y la resolución del Parlament exigiendo la retirada de la Guardia Civil de Cataluña.

Otros relevos en Interior

El cese de Andreu Martínez se suma al relevo de otros responsables clave del Departamento de Interior desde que Buch es conseller: el pasado mes de junio, para sorpresa del cuerpo, se nombró comisario jefe de los Mossos a Eduard Sallent cuando su predecesor Miquel Esquius no llevaba ni un año al frente.

El conseller argumentó en ese momento que el cambio en la dirección de los Mossos se realizaba "para volver a la normalidad institucional y organizativa" y darle al cuerpo "un nuevo impulso" tras un año de "transición" y "convulso" del que se encargó Esquius. Buch destacó también que Esquius lideró una etapa en la que "ha perdido fuerza el relato de la infamia que algunos vertieron sobre los Mossos con la voluntad de perjudicarlos".

Cabe recordar que Miquel Esquius relevó en el cargo al comisario jefe de los Mossos d'Esquadra,Ferran López, que a su vez llegó al cargo tras el cese del mayor Josep Lluís Trapero.

López abandonó el cargo al considerar finalizado el encargo que aceptó tras el cese del mayor Josep Lluís Trapero como jefe del cuerpo y que los Mossos pasaran a depender del Gobierno central en aplicación del artículo 155 de la Constitución. "Esta aceptación tuvo que ver con un ejercicio de responsabilidad obligado desde la posición que ocupaba en la estructura jerárquica y por mi profundo respeto a la organización", argumentó López, que añadió que por la misma responsabilidad y respeto ha decidido renunciar.

Estos relevos se suman a que la semana pasada, Buch destituyó a su responsable de Comunicación, Joana Vallès, tras publicarse en los medios que los Mossos planeaban usar gas pimienta para atajar incidentes en las movilizaciones de este otoño, y nombró en su lugar a Joan Maria Piqué, excolaborador del expresidente catalán Carles Puigdemont.

Interior despliega antidisturbios en Cataluña

Paralelamente a estos movimientos en el cuerpo de Mossos d'Esquadra, el Ministerio de Interior ha confirmado que ha iniciado ya el refuerzo de la seguridad en Cataluña con motivo del segundo aniversario del 1-0 con el despliegue escalonado y en coordinación con los Mossos de agentes de la Unidad de Intervención Policial (UIP), los antidisturbios.

El dispositivo de refuerzo forma parte de la "normalidad policial" ante situaciones que pueden incidir en la seguridad ciudadana y en edificios de la Administración del Estado. El despliegue de más agentes antidisturbios en Cataluña ya se ha iniciado, aunque el número total de efectivos que se trasladarán a esta comunidad no está cerrado definitivamente, ya que puede variar en función de las necesidades que consideren los mandos de la Policía Nacional y los Mossos d'Esquadra.

Según las fuentes consultadas, el número de efectivos se irá adaptando a los análisis de los expertos y la intensidad de las protestas. En principio, está previsto el despliegue escalonado de 15 grupos de UIP, unos 750 efectivos, procedentes de varios puntos de España.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento