Sánchez se atribuye la única posibilidad de que haya gobierno tras el 10-N

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, durante la presentación de la campaña electoral de los socialistas para las elecciones del 10-N. Su lema: "Ahora, Gobierno. Ahora, España".
El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, durante la presentación de la campaña electoral de los socialistas para las elecciones del 10-N. Su lema: "Ahora, Gobierno. Ahora, España".
Ballesteros / EFE

A las puertas de la campaña electoral para las elecciones del 10-N, el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, ha reiterado este lunes un mensaje muy parecido al que lanzó desde Moncloa el ya lejano día del mes de junio en el que el rey le encargó la tarea de presentarse a la investidura. Entonces, advirtió de que la única posibilidad era un Gobierno del PSOE y algo parecido ha señalado ante la repetición electoral. "Solo una formación puede romper con el bloqueo, quien quiera bloqueo tiene mucho y muy diverso donde elegir, a diestra y siniestra, quien quieran un gobierno sólido y razonable, el único camino es el PSOE".

Sánchez ha vuelto a rodearse este lunes de sus ministros -han estado presentes 14 de los 17 de su Ejecutivo- y de decenas de dirigentes de su partido en un acto en el que ha presentado el lema de su campaña -"Ahora gobierno, ahora España"- y en el que ha insistido en dejar solo al PSOE, a derecha y a izquierda, como el único que puede gobernar tras el 10-N.

Es más, según ha dicho, esto quedará claro el día siguiente a unas elecciones a las que ha llamado a la participación. "El 10-N lo importante es la participación porque el 11-N tiene que haber un gobierno en España, si no hay un Gobierno del PSOE habrá más bloqueo". Para que quede claro, ha insistido en que la disyuntiva es "o gobierno progresista o bloqueo el 11-N".

Según el escenario que ha planteado Sánchez, el resto de partidos, a la derecha y a la izquierda, no servirán más que para perfilar una mayoría, que según fuentes socialistas no depende solo del resultado del PSOE sino del de los demás. Las prisas por tener ya un gobierno al día siguiente de los comicios no significan que Sánchez espere una mayoría absoluta. La clave, apuntan en su partido, es que la investidura no dependa ya de los independentistas.

A partir de ahí, Sánchez se ha abierto a todos los votantes -"vamos a hacer realidad un Gobierno sólido, estable y progresista de todos, voten lo que voten y piensen lo que piensen"-, aunque sean de otras opciones políticas, de las que hay cada vez más. "Cada vez hay más partidos que se presentan, pero cuantos más concurren más evidente es que solo un partido puede garantizar la estabilidad, la coherencia y una respuesta progresista".

PP, Cs, Podemos y Más País

Sin citar a ningún partido, Sánchez ha contraatacado, tanto a derecha como a izquierda, frente al PP y Ciudadanos y también a Podemos. A todos ellos ha resposabilizado del bloqueo que impidió su investidura y ha llevado a la repetición electoral. "De nosotros depende que ahora España encuentren una salida del callejón en el que nos han sumido algunos actores políticos en los últimos meses".

Sin citar a nadie, ha arremetido contra PP y Ciudadanos con la baza de la política social y progresista y también los ha acusado de "crispar" con el debate territorial cuando apenas tienen presencia en Cataluña -"podemos hablar en nombre de Cataluña porque somos presencia en Cataluña"- e incluso, en el caso de los populares, de acabar de abrazar la Constitución -"bienvenidos al constitucionalismo", a dicho al PP, algunos de cuyos diputados de las filas de Alianza Popular votaron en contra de ella en 1978 o se abstuvieron-.

A su izquierda, y también sin menciones concretas, Sánchez ha recordado la historia del PSOE para contraponerla a Podemos y, más nuevo aún, el Más País de Íñigo Errejón, de quien ha recordado las críticas que recibió la semana pasada por no seguir el planteamiento lógico de Más Madrid a Más España. "Pese a la emergencia de tantos partidos políticos, seguimos siendo el único que cuenta con una 'E' de 'España' en sus siglas", ha dicho.

Avanzar y no retroceder

De cara al 10-N, Sánchez ha defendido un programa para "avanzar" y no "retroceder" para "construir" y no "destruir" en el que han sido constantes las alusiones a la "justicia social", la "igualdad" y la defensa de políticas como la sanidad y la educación públicas, el sistema de pensiones o la transición ecológica.

Para asegurar la lucha contra la violencia machista ha recurrido incluso al discurso de Penélope Cruz al recoger su premio Donostia, que "nos sobrecogió a todos el corazón por su alegato contra la violencia de género". De manera indirecta ha aludido a una de las grandes bazas con las que cuenta el PSOE para la campaña, la exhumación de los restos de Franco del Valle de los Caídos. "Cierra un capítulo oscuro" en España, según dio ante la ONU Sánchez, que este lunes ha empezado su intervención reconociendo a los nacidos en los años 60, protagonistas de la Transición.

Para Sánchez, el 10-N se presentará la disyuntiva de "avanzar o retroceder, construir o destruir" y el PSOE "está dispuesto a asumir la responsabilidad de construir un gobierno progresista, coherente, estable", ha dicho el presidente, que ha insistido en que "nadie más salvo el PSOE puede hacerlo".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento