Los trámites podrían resolverse en un plazo que va de dos a seis meses.

El divorcio rápido ya es una realidad; cualquier pareja puede presentar desde ayer la documentación para acogerse a él. El nuevo divorcio se aplicará también a los procesos que estén en marcha.

Los plazos estipulados  para el divorcio exprés son: dos meses como máximo, si es de mutuo acuerdo, y menos de medio año, si la petición es de una de las partes.

Entre las principales novedades están que se puede pedir el divorcio a los tres meses del enlace (ahora había que esperar un año para solicitar la separación y otro para plantear la demanda de divorcio); que desaparecen la separación previa y la obligatoriedad de alegar una causa, y que permite a una de las partes solicitarlo, sin que el otro pueda oponerse.

El aspecto más polémico es la custodia compartida, ya que el juez podrá concederla sin acuerdo de los padres.

Además, la ley crea un fondo estatal para financiar las pensiones de alimentos en caso de impago.

Las crisis de la pareja

Las causas que llevan a las parejas a separarse o divorciarse son, por este orden: infidelidad, pasar poco tiempo juntos, los problemas familiares y las decisiones en las que no hay acuerdo (por ejemplo, ser padres), según los expertos. Una vez iniciada la relación, los problemas no es raro que surjan después del primer año, cuando se supera la fase de la novedad. Otra fuente de conflicto pueden ser los hijos, bien porque no haya acuerdo sobre si se quieren tener o no, bien porque centran toda la atención, quedando la pareja en segundo plano. A los diez años de convivencia, la monotonía puede matar la relación.

NOTICIAS RELACIONADAS: