Frank Sinatra y Ava Gardner
Frank Sinatra y Ava Gardner ARCHIVO

Una voz increíble con un timbre aterciopelado, único, 1,70 m de estatura, aspecto de caradura y una voluntad férrea. Según su hija Nancy, el secreto de su éxito era la honestidad, pero algo más tendría aparte de talento, éxito y un inmenso poder para haber conquistado a las bellezas más importantes de Hollywood. Francis Albert Sinatra vino al mundo en New Jersey (Estados Unidos), un 12 de diciembre de 1915, en el seno de una familia humilde. Su padre, boxeador y bombero, era de origen siciliano, y su madre, genovesa.

Vivió de cerca la marginación y la violencia durante su infancia y heredó de su progenitor un carácter fuerte desinhibido y un escaso respeto por las convenciones sociales y la ley. El padre de Sinatra llegó a estar en la cárcel por practicar abortos clandestinos.

Padre de tres hijos, nacidos de su primer matrimonio con Nancy Barbato, Frank Sinatra estuvo casado en cuatro ocasiones. Con Nancy contrajo matrimonio el 4 de febrero de 1939, cuando tan sólo contaba 24 años. Se divorciaron en octubre de 1951. Ese mismo año volvió a casarse con El animal más bello del mundo, Ava Gardner. La suya fue una relación tempestuosa y salvaje, con continuas rupturas y reconciliaciones. Memorable es la anécdota acontecida en el Castellana Hilton de Madrid. Ava vivía por aquel entonces un romance con el torero Luis Miguel Dominguín. Frank se presentó en el establecimiento y la abofeteó.

Se divorciaron en julio de 1957 cuando la cuerda que los mantenía unidos aún permanecía tensa. Frank no pudo olvidarla nunca. Dicen que en el espejo de su habitación tuvo colgada una foto de la actriz hasta su muerte. "La amaba", declaró en una entrevista, y "Dios me maldijo por ello".

Sobre Ava Gardner: "La amaba, y Dios me maldijo por ello"
El 19 de julio de 1966 contrae matrimonio
con una jovencísima Mia Farrow, de quien se divorciaría en agosto de 1968, ante la negativa de ésta a rechazar el papel protagonista de la película La semilla del diablo, a las órdenes de Polansky. Mia siempre tuvo buenas palabras para él y lo recuerda con extraordinario cariño. En sus memorias relata que se ofreció a partirle las piernas a Woody Allen después de que se supiera que Allen mantenía relaciones con Soon Yi, la hija adoptiva de la actriz. Mia recuerda el 'caballeroso gesto' de Frank con enorme gratitud.

Barbara Marx fue su última esposa, la que estuvo con él hasta su muerte y con quien compartió los últimos 22 años de su vida. Su lista de amantes  y novias es interminable. La actriz Kim Novak, Rita Hayworth y Anne Margret , Lauren Bacall, Grace Kelly, Jacqueline Kennedy Onassis también sucumbieron, en el caso de Jackie tan sólo una noche,  ante el encanto de La voz.

Sobre su amistad con Marilyn Monroe corre una leyenda negra. Verídica o no, lo cierto es que Joe di Maggio, ex marido de la actriz echó a Frank y al resto de sus amigos del funeral de la actriz. Se dijo, y Donald Wolfe escribió en The Last Days of Marilyn Monroe, que Frank abusó de la confianza que tenía con Marilyn, quien le adoraba, para drogarla y emborracharla. De esta forma, se la sirvió en bandeja a uno de sus amigos mafiosos, Sam Giancana y a otros jefes importantes de la Cosa Nostra norteamericana.

Juerguista, vividor, y controlado en su desenfreno, lo cierto es que Frank Sinatra vivió una vida absolutamente plena. En su tumba está grabado este epitafio: "The best is yet to come" ("Lo mejor está aun por llegar").