Cada año hay más olas de calor en España: el aire caliente del Sáhara llega cada vez con más frecuencia

  • Además, cada vez penetra más hacia el oeste y al norte.
  • En los últimos años se han alcanzado temperaturas récord en Europa a causa de este fenómeno.
Diagrama que muestra la llegada de aire caliente sahariano a la península durante los episodios de temperaturas extremas en agosto 2018 y junio 2019.
Diagrama que muestra la llegada de aire caliente sahariano a la península durante los episodios de temperaturas extremas en agosto 2018 y junio 2019.
R. Garcia Herrera / SERVIMEDIA

Las intrusiones de aire caliente procedente del desierto del Sáhara sobre la Península Ibérica se han venido produciendo con cada vez mayor frecuencia en las últimas tres décadas, y además, penetran cada vez más al norte.

Así lo revela un estudio conjunto realizado por investigadores de la Universidad de Lisboa (Portugal) y de la Universidad Complutense de Madrid publicado en la revista 'Weather and Climate Extremes', que estudió masas de aire originadas en desiertos tropicales de baja latitud, normalmente en el Magreb y en Oriente Medio, y los valores climatológicos de los veranos desde 1948.

El estudio subraya que el desplazamiento de estas masas hasta llegar a la Península ha sido cada vez más frecuente desde ese año, pero especialmente en los últimos treinta; en este periodo, se ha vuelto habitual que se den años con más de seis de estas incursiones.

Estas masas de aire son determinantes en el clima de la Península, ya que van generalmente asociadas a olas de calor.

Aunque el levante peninsular era, generalmente, más propenso a este fenómeno, se observa también con cada vez más frecuencia en el oeste; sin ir más lejos, en 2018 la masa de aire causante de la ola de calor de ese agosto llegó hasta Galicia, en un episodio en el que Lisboa batía récords con temperaturas de hasta 45º.

Con todo, el récord de penetración de estas masas de aire se pulverizó el pasado mes de junio, cuando una de ellas entró por el este peninsular y llegó hasta centroeuropa, causando temperaturas extremas desde el mediterráneo hasta el sur de Alemania; Francia superó las temperaturas máximas que había registrado en 2003, superando los 45º.

Fundación Biodiversidad
Mostrar comentarios

Códigos Descuento