"El cambio climático es irreversible pero la diferencia entre que sea una tragedia o no depende de que actuemos ya"

Imágenes del deshielo en Groenlandia por el calentamiento global.
Imágenes del deshielo en Groenlandia por el calentamiento global.
GTRES

El panorama es muy preocupante. El Informe Especial sobre el Océano y la Criosfera en un Clima en Cambio (SROCC), presentado este miércoles en Mónaco por el Panel Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático (IPPC) de la ONU, refleja una situación inquietante, con un aumento "acelerado" del nivel del mar. Pero aún hay espacio para la esperanza. Eso sí, siempre que se actúe de forma urgente y con medidas ambiciosas. Esta es una de las conclusiones de la mesa redonda organizada este jueves en Madrid por el Ministerio de Transición Ecológica, en la que han intervenido el profesor Javier Aristegui y el investigador Iñigo Losada, los dos españoles que han participado en la elaboración del estudio. 

"El cambio climático es irreversible pero la diferencia entre que sea una tragedia o no depende de nosotros, no de que actuemos dentro de cincuenta o cien años, sino ahora", ha alertado Aristegui, que ha reconocido que el informe "parece demoledor y pesimista", pero ha matizado que estos análisis están "para dar proyecciones y ver qué puede ocurrir si no se adoptan soluciones". El propio documento recoge de hecho el cambio de las previsiones si se reducen las emisiones de CO2 en aras de energías alternativas. 

El profesor de Ecología en la Universidad de Las Palmas de Gran Canarias ha apuntado que, junto a planes bien estructurados y que tengan en cuenta las especificidades de cada territorio, es imprescindible concienciar a la población porque "este no es un problema que pueda solucionarse solo con actuaciones políticas". "Los países del sur estamos menos concienciados que los del norte", ha lamentado y ha abogado por una sensibilización que "empiece por los jóvenes y se transmita a los adultos". 

Aristegui también ha hecho hincapié en la necesidad de que las políticas que se adopten sean solidarias y que solo así se podrá poner freno a la crisis climática. "La única forma de atajarla es no favoreciendo la desigualdad. Tienen que ser soluciones lo más igualitarias posibles. Las consecuencias del cambio climático son globales pero a quienes más afectan es a los más desfavorecidos", ha defendido. 

En línea similar, Losada ha señalado que mientras ya hay ecosistemas para cuya salvación se llega tarde, como pueden ser los corales, otros todavía tienen capacidad de responder si las condiciones de la temperatura se estabilizan o descienden. "No todos los ecosistemas presentan la misma situación. Depende de cada caso. Pero la urgencia es clara", ha advertido el director de Investigación del Instituto de Hidráulica Ambiental de la Universidad de Cantabria.

El investigador ha explicado que siempre existe un grado de incertidumbre sobre las proyecciones que se realizan en esta materia pero ha agregado que se trabaja con modelos "cada vez mejores". "Somos muy cuidadosos en que se trasmita que esa incertidumbre existe. Pero evaluamos los resultados con series históricas y si revisamos cómo hemos ido evolucionando vemos que las previsiones se han ido cumpliendo", ha argumentado. 

En una jornada en la que ambos expertos han repasado algunos de los datos del estudio, elaborado por más de un centenar de expertos de 36 países,  la ministra en funciones para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha coincidido en destacar tres prioridades: "La primera, reducir las emisiones; la segunda, tener sociedades educadas ambientalmente hablando, que entiendan lo que nos jugamos porque sino es fácil caer en simplismos y la tercera, fortalecer el sistema de información para saber qué ocurre".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento