Los momentos más inolvidables
del Festival de Cannes

  • El Festival de Cannes se ha convertido en el más popular del mundo.
  • Cine, starlettes y estrellas lo convierten en único.
  • Las noticias sobre el Festival de este año, en 20minutos.es.
Los soldados imperiales de 'La venganza de los Sith' tomaron el Festival de Cannes 2005.
Los soldados imperiales de 'La venganza de los Sith' tomaron el Festival de Cannes 2005.
ARCHIVO
El Festival de cine más famoso del mundo tuvo
un origen accidentado: la primera edición, de 1939, fue suspendida por la II Guerra Mundial, y tuvo que esperar hasta 1946. Problemas presupuestarios obligaron a cancelar las ediciones de 1948 y 1950. Antes, Cannes había tenido que competir con Vichy, Biarritz o Algiers para albergar el evento.

Pero pronto el clima de la Costa Azul atrajo celebridades a Cannes. Eso, y el saber dotar al Festival de un
glamour y erotismo especiales: las célebres starlettes, despampanantes y desconocidas jóvenes en bikini en busca de una oportunidad, popularizaron la imagen del Festival por todo el mundo. Las fotografías de una jovencísima
Brigitte Bardot en 1953 lo catapultan como cita imprescindible del cine mundial.

Las estrellas habían llegado antes. En 1947 eran visitantes ilustres como Erich Von Stroheim o
Ingmar Bergman. En 1949 era
Errol Flynn, poco después
Kirk Douglas se fotografió con Bardot en 1953, cuando también desfilaron por Cannes Walt Disney o Pablo Picasso.
Grace Kelly conoció al Príncipe Rainiero en el Festival de 1955, cuando su espectacular belleza compitió con las de
Kim Novak. Y la década de los sesenta se cerraba con los legendarios
Orson Welles , pero también con
una nueva forma de hacer cine.

La deseada Palma de Oro, diseñada por Jean Cocteau, fue presentada en 1955.
Olivia de Havilland era, diez años después, la
primera mujer en presidir el Jurado. No será hasta 1993 cuando una cinta dirigida por una mujer,
El piano, gane la Palma de Oro.

Aunque los sesenta discurren plácidamente, el final de la década es convulso, como denota la presencia de los melenudos protagonistas de
Peter Fonda, en la edición de 1969. Pero el momento más difícil fue un año antes, cuando el
Festival coincidió con el Mayo del 68 francés.

13 de mayo de 1968: el Festival ignoraba la huelga general anunciando la proyección, entre otras, de
Milos Forman. Pero Saura y su actriz -y compañera sentimental-
Geraldine Chaplin, junto a otras estrellas,
lo impidieron agarrándose al telón. Cinco días después,
Louis Malle anunciaba su dimisión como miembro del jurado;
Terence Young le seguían. Truffaut y
Godard, miembros fundadores de la Nouvelle Vague, se enfrentaron
por sus diferencias políticas.

Los setenta fueron más tranquilos, aunque la presencia de
John Lennon y Yoko Ono oscureció el homenaje, entrega de la Legión de Honor mediante, a
Charles Chaplin. Otra leyenda,
Alfred Hitchcock, pasaba por Cannes en 1972, cuando también pudo verse en La Croisette a Andy Warhol,
Robert Redford. El Festival de 1976 reunió a dos de los mejores bailarines de la historia del cine,
Fred Astaire y Gene Kelly, y
Arnold Schwarzenegger se fotografió en bañador, como
una starlett hipermusculada, en 1977.

Si en 1979 la familia Coppola presentaba
Apocalypse Now, diez años después eran los Chaplin los que conmemoraban el siglo del inventor de Charlot.
¿Presencia curiosa de 1987? La de Carlos y Diana, entonces Príncipes de Gales, antes de que el Festival
se entregara al cine independiente dándole la Palma de Oro de 1989 a
Sexo, mentiras y cintas de vídeo. Fue el disparo de salida para que los Coen, Tarantino o Lars Von Trier empezaran a dominar el evento.
Michael Jackson se dejó ver en 1997 y, en 1999, el protagonismo fue para
Almodóvar, que se paseaba por la alfombra roja con
momento de gloria del manchego fue cuando, en 2006, las actrices de
Volver se subían al escenario para recoger el premio compartido a la mejor actriz.
Mostrar comentarios

Códigos Descuento