El Partido Demócrata Español (PADE) se ha disuelto hoy oficialmente tras doce años de actividad para, a partir de ahora, concentrar esfuerzos con partidos con representación parlamentaria que defienden valores e ideas similares.

En un comunicado, el PADE anuncia esta decisión, que se ha producido tras un debate "profundo y sereno" sobre la actual situación política, el futuro y las circunstancias estratégicas y organizativas de esta

Su fundador, Juan Ramón Calero, lo defició como un partido de "derechas del siglo XXI".

Los miembros del ya disuelto PADE se suman a la defensa de la libertad, la profundización en la democracia mediante la reforma de la Ley Electoral y la apuesta por grandes acuerdos en materias como la política antiterrorista, las relaciones exteriores, la inmigración o la mejora del Estado del Bienestar, todo ello desde "una idea de España como proyecto sugestivo de vida en común".

El PADE, que fue fundado por el ex diputado del PP Juan Ramón Calero, apoyó a Mariano Rajoy en las pasadas elecciones generales y en las anteriores, en 2004, obtuvo 5.677 votos. Calero, que solicitó la baja como militante del PP en 1996, promovió la creación del PADE, al que definió como un partido de "derechas del siglo XXI".

El 23 de noviembre de ese año inauguró en Murcia la primera sede de este nuevo partido y el 1 de febrero de 1997 celebró en Madrid su II Convención Nacional.

En su página web, todavía abierta, el PADE resume su ideario en un decálogo cuyo primer punto afirma que España es una nación, "patria común de todos los españoles" y en su segundo que las autonomías "no deben menoscabar la unidad indisoluble de la nación española".