Así reaccionó Greta Thunberg al ver por sorpresa a Trump en la Cumbre Climática

Greta Thunberg (i) escucha a un orador en la Cumbre de Acción Climática, en la sede de Naciones Unidas, en Nueva York (Estados Unidos).
Greta Thunberg (i) escucha a un orador en la Cumbre de Acción Climática, en la sede de Naciones Unidas, en Nueva York (Estados Unidos).
EFE

Una de las anécdotas más comentadas de la Cumbre Climática de la ONU que se celebró este lunes en Nueva York fue la reacción de la joven activista Greta Thunberg al ver pasar por delante de ella al presidente estadounidense Donald Trump, que llegó sin que nadie le esperara, escuchó dos discursos y se marchó.

Donald Trump, el eterno protagonista, prefirió pasar de puntillas por la Cumbre del Clima de la ONU que perderse la cita más comentada de la semana, pero reservó sus energías para otro acto diseñado a medida de sus votantes. "No significa que desprecie (la cumbre). Simplemente estoy ocupado", había dicho el presidente estadounidense el domingo, cuando los periodistas le preguntaron por qué no asistiría a la Cumbre de Acción Climática en la sede de Naciones Unidas.

Trump no solo preveía ausentarse de la cita, sino que la había contraprogramado al convocar una reunión sobre libertad religiosa a la misma hora y en el mismo edificio. En el último momento, sin embargo, el mandatario pareció hacer el cálculo de que le convenía romper -aunque fuera superficialmente- el aislamiento al que ha estado sometido en el asunto del clima desde que decidió retirarse del Acuerdo de París hace casi dos años, y hacer acto de presencia en la reunión que atraía todas las miradas.

A juzgar por sus gestos durante los 14 minutos que pasó en el auditorio —la boca como si fuera a dar un beso, la mirada baja o distraída—, Trump parecía ser consciente de que encajaba poco en una cumbre dedicada a dos tesis que él se resiste a aceptar: que existe una crisis climática y que la actividad humana la agrava.

Greta Thunberg, la gran estrella de la cumbre, subrayó esa contradicción con sus labios, que se torcieron en una mueca de disgusto cuando se cruzó con Trump en el vestíbulo de Naciones Unidas, pero el mandatario insistió en reivindicar su presencia en la reunión. "Soy un gran creyente en el aire limpio y el agua limpia, y todos los países deberían unirse y hacer eso, y deberían hacerlo por sí mismos. Es muy, muy importante", aseguró el presidente al salir de la cumbre.

La joven activista cargó con vehemencia en el arranque de la cumbre contra los líderes mundiales, a quienes les recriminó su inacción para atajar la crisis climática. Greta, que declaró sentirse "triste y enfadada", aseguró que la propuesta de reducir las emisiones contaminantes a la mitad, para evitar que la temperatura del planeta aumente por encima de 1,5 ºC, no es lo suficientemente ambiciosa. "No es aceptable para nosotros, porque somos los que vamos a tener que vivir con estas consecuencias", dijo.

"Nos están fallando a los jóvenes, pero los jóvenes están entendiendo la magnitud de su traición. (...) Las nuevas generaciones están pendientes de ustedes, y si nos fallan nunca se lo perdonaremos", sentenció.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento