Birmania, arrasada
Varios habitantes de Birmania que se han quedado sin casas permanecen en un refugio, a la espera de ayuda (EFE).
LA CIUDAD DE LABUTTA, dedicada casi por entero al comercio del arroz, ha visto incrementada su población con decenas de miles de refugiados. Situada en plena zona del desastre, su posición más elevada la ha salvado relativamente, convirtiéndola en refugio para los damnificados. Según informaba la agencia AP, no obstante, el único hospital de la ciudad carecía de los recursos más básicos para hacer frente a la situación. Muchos heridos eran atendidos por familiares o amigos con agujas e hilo caseros.

CIENTOS DE PERSONAS hallaron refugio en templos budistas de la zona, donde los monjes improvisaron espacios y salas para que pudieran dormir. Los templos, construidos generalmente con piedra y materiales más resistentes, han aguantado mejor la embestida del ciclón.

Los templos budistas, construidos generalmente con piedra y materiales más resistentes, han aguantado mejor la embestida del ciclón.
DEL MILLAR DE HABITANTES que tenía la ciudad de Kwa Kwa Lay sólo han sobrevivido unos 300. Todas las casas han sido destruidas.

RANGÚN, la mayor ciudad de Birmania (5 millones de habitantes) y auténtica capital comercial del país, continuaba completamente paralizada cinco días después del paso del ciclón. La mayoría de los barrios seguía sin suministro eléctrico hasta el jueves. No había ni materiales básicos de construcción ni máquinas capaces de remover grandes cantidades de escombros. De los 14 helicópteros enviados por el Gobierno, sólo cinco estaban en funcionamiento. Los conductores hacían una media de cuatro horas de cola en las gasolineras para obtener los escasos siete litros de combustible diarios permitidos por las autoridades. Los monjes budistas se ocupaban de retirar los árboles para volver a hacer las calles transitables.

EL PANDAW IV, un crucero de lujo que normalmente hace recorridos turísticos por el río Irrawaddy, fue convertido por un equipo de médicos británicos en un hospital flotante, según informó la agencia Reuters. Los camarotes se usan como habitaciones para los enfermos y en mucha de sus estancias se improvisaron quirófanos y salas de cura. También se ha utilizado como medio de rescate para llegar a zonas a las que era imposible acceder por tierra.

EN BIRMANIA MUEREN mueren unas 3.000 personas al año a causa de la malaria, según la Organización Mundial de la Salud, que en el año 2000 calificó el sistema sanitario del país asiático como el peor del mundo, por delante tan sólo del de Sierra Leona.