Agentes Guardia Civil frente a una plantación de marihuana de gran altura en Totana
Agentes Guardia Civil frente a una plantación de marihuana de gran altura en Totana GUARDIA CIVIL

La Guardia Civil de la Región de Murcia, en el marco de los servicios establecidos para prevenir y perseguir el tráfico de drogas, ha desarrollado la operación 'ARANCIONE', que se ha saldado con la detención de una pareja y la desarticulación de una plantación de marihuana y un punto de venta de drogas en Totana.

Tras la operación, la Benemérita se ha incautado de alrededor de un centenar de plantas de marihuana de grandes dimensiones en estado de floración, que arrojaban más de una tonelada de peso, más de 22 kilos de cogollos de marihuana y numerosos útiles empleados para la producción y manipulación de la droga, así como para el preparado de las dosis.

Las actuaciones se iniciaron el pasado mes de agosto, cuando, gracias a la colaboración ciudadana, la Benemérita fue alertada de la posible existencia de una plantación de marihuana en una parcela del término municipal de Totana.

Los primeros pasos de la investigación permitieron ubicar un inmueble que presuntamente se estaba utilizando para el tráfico de drogas, lo que motivó el desarrollo de un amplio dispositivo de vigilancia con la finalidad de esclarecer los hechos y detener a sus autores.

Las pesquisas practicadas permitieron constatar la existencia de una plantación exterior de marihuana en la parcela, la cual constaba numerosas plantas de grandes dimensiones en proceso de floración.

La parcela se encontraba totalmente vallada y con mallas de ocultación, con la intención de no levantar sospechas entre los vecinos. En su interior había varias edificaciones supuestamente utilizadas para la manipulación de las cosechas de cannabis sativa. También para evitar ser detectados se comprobó que las plantas de marihuana se hallaban entre algunos árboles de cítricos.

Durante la investigación también se comprobó que los sospechosos podrían estar vendiendo, presuntamente, sustancias ilícitas en el interior de las viviendas de esas parcelas, ya que recibían un elevado número de visitas de personas a cualquier hora del día, entrando y saliendo de las viviendas en un corto espacio de tiempo y con actitud vigilante por parte de los propietarios.

Una vez obtenidos todos los indicios necesarios y previa autorización judicial, la Guardia Civil ha llevado a cabo la entrada y el registro del inmueble, donde se ha incautado alrededor de un centenar de plantas de marihuana de grandes dimensiones, que se encontraban ocultas entre naranjos y con un peso total de 1.090 kilos, y más de 22 kilos de marihuana dispuesta en cogollos y preparada para su inminente distribución.

Igualmente se han incautado todos los efectos utilizados para el cultivo y la manipulación de la marihuana, como basculas de precisión, peladora, focos, tijeras de poda, ventiladores.

Tras culminar el registro, los dos sospechosos, una pareja, han sido detenidos como presuntos autores de los delitos contra la salud pública (tráfico de drogas) y defraudación de fluido eléctrico, este último tras comprobar que se habían conectado de forma ilegal a la red eléctrica.

Los detenidos -españoles, de 51 y 44 años, y vecinos de Totana-, la droga aprehendida, los efectos recuperados y las diligencias instruidas han sido puestos a disposición del Juzgado de Instrucción de Totana (Murcia).

Consulta aquí más noticias de Murcia.