Vehículo de la Policía Nacional
Vehículo de la Policía Nacional POLICÍA NACIONAL

Los agentes localizaron al bebé y a su tío a varios kilómetros del domicilio familiar y optaron por solicitar el traslado a un centro hospitalario para comprobar su estado de salud, tras lo que se confirmó que el niño se encontraba hambriento pero bien.

Según la declaración prestada por la madre, su hermano y tío del pequeño tiene por costumbre sacar de paseo a su sobrino mientras ella realiza las tareas domésticas, por lo que el día de los hechos, sobre las doce del mediodía, ambos bajaron al parque con la idea de regresar hora y media más tarde para dar de comer al pequeño.

Tras cumplirse el plazo previsto y ante la tardanza del tío, los padres empezaron a preocuparse y comenzaron a buscarlos por los alrededores y en las inmediaciones de los parques cercanos.

Ante la posibilidad de que hubiera podido ocurrir un accidente, el padre del menor se puso en contacto con las urgencias de los centros hospitalarios de la ciudad, con resultado igualmente negativo.

Los padres optaron finalmente por interponer una denuncia por la desaparición del menor y su tío. Tras recurrir a varios cuerpos de seguridad los progenitores se dirigieron a las dependencias de la Policía Nacional aportando la descripción de ambos y el relato de los hechos, tras lo que se inició de manera prioritaria la búsqueda del bebé y su familiar.

Los agentes de Policía lograron localizarlos cerca de la medianoche en una rotonda de la ciudad ubicada a varios kilómetros del domicilio familiar. El tío del menor, de nacionalidad rumana, desconocía el idioma y no fue capaz de explicar ni las circunstancias relativas al hecho ni en qué situación se encontraba el menor.

Finalmente se confirmó el buen estado del bebé, el cual aunque hambriento y necesitado de limpieza, no presentaba ningún daño físico, tras lo que fue entregado a sus padres sin más contratiempos.

Consulta aquí más noticias de Granada.