Del clásico asfalto a los paneles solares: así serán las carreteras del futuro

La llegada de nuevos materiales desembocará en carreteras inteligentes.
La llegada de nuevos materiales desembocará en carreteras inteligentes.
Free-Photos/Pixabay

El mundo del motor está en constante evolución. Nuevos coches propulsados por energías alternativas se están haciendo hueco en las carreteras españolas. Los coches de hidrógeno, gas, eléctricos, híbridos... son nuevas formas de propulsión menos contaminantes que los de combustión. Pero la evolución no solo está en los coches, también está bajo los neumáticos, concretamente, en el asfalto.

Tal y como se explica en un artículo publicado en la revista 'Tráfico y seguridad vial', la llegada de nuevos materiales desembocará en un futuro en carreteras inteligentes.

Aunque no todos los asfaltos son iguales, tienen un elemento común, el betún. Un subproducto del petróleo que se emplea en las vías. Este tipo de material tiene una serie de cualidades como, por ejemplo, adherencia, impermeabilidad y resistencia a la carga.

Las características físicas y químicas de los asfaltos dependen del origen del crudo empleado y del proceso de refino al que ha sido sometido. Las reservas mundiales de petróleo dependen de su precio de venta y se estiman de manera continua. El principal objetivo de algunas líneas de investigación es reducir la dependencia de betún de las mezclas asfálticas, sustituyéndolo por materiales que, con similares cualidades, puedan garantizar su suministro en el tiempo.

Diferentes líneas de investigan con elementos sostenibles están abiertas para trabajar hacia los "bioasfaltos":

  • Microalgas: el Centro Nacional de Investigaciones Científicas (CNRS) de la Universidad de Nantes (Francia) está trabajando con algas que, tras un proceso químico, alcanzan una textura viscosa similar a la del betún, capaz de repeler el agua.
  • Lignina: Ted Slaghek, investigador de la holandesa TNO, propone utilizar lignina, un polímero que se encuentra en la corteza de los árboles y cuya función es impedir la entrada de agua. De esta manera se reduciría la cantidad de betún y aumentaría la resistencia del firme.
  • Plástico reciclado: los científicos han descubierto que ciertos plásticos procedentes de envases, tapones o perchas son ideales para las mezclas asfálticas, tanto que superan en resistencia al betún convencional.
  • Grafeno: su inclusión en el asfalto, aumentaría su resistencia y prolongaría unos siete años la vida útil de las carreteras.
  • Paneles solares: que sea la propia infraestructura la que genere la energía. El consorcio holandés SalaRoad inauguró en 2015 un total de 70 metros de carril bici cuyo suelo eran paneles fotovoltaicos. Se comprobó que este suelo solar generaba más energía de la prevista. Por otro lado, se han hecho varias pruebas con tráfico real en Francia y Estados Unidos y los resultados no han sido los esperados, por lo que continúan las investigaciones.
  • Polímeros: el Centro de Tecnología Repsol está investigando firmes que se auto-reparan. La mezcla asfáltica está compuesta por polímeros que se desplazan cuando se producen grietas.
Mostrar comentarios

Códigos Descuento