Así es el primer vehículo de Toyota propulsado por hidrógeno

Toyota Mirai ofrece una autonomía superior a los 500 kilómetros.
Toyota Mirai ofrece una autonomía superior a los 500 kilómetros.
Toyota

Cada vez son más las firmas del motor que comercializan coches propulsados por energías alternativas: coches eléctricos, híbridos, de gas, de hidrógeno...

La firma automovilística Toyota ha participado en la I Feria de Movilidad Sostenible de Zaragoza con su primer vehículo de pila de combustible de hidrógeno, Toyota Mirai.

El hidrógeno es el elemento más abundante en el universo. Se encuentra en casi todas partes, desde el agua hasta las plantas, y ya es lo bastante potente como para proporcionar energía a hogares, edificios y coches.

Los coches de hidrógeno funcionan a través de un proceso electroquímico que se produce al mezclar hidrógeno y oxígeno. De esta relación nacen tanto energía, que se emplea para mover el motor; como agua, que se expulsa en forma de vapor, por lo que genera cero emisiones contaminantes.

Además de ser menos contaminantes, entre sus ventajas destaca que este tipo de coches tienen una mayor autonomía respecto a los eléctricos y, además, tardan mucho menos en cargarse que uno eléctrico.

Con un repostaje de entre 3 y 5 minutos, similar al de los vehículos de combustión convencional, Mirai ofrece una autonomía superior a los 500 kilómetros. Gracias a esto, los usuarios no tendrán que modificar sus costumbres a la hora de utilizar el vehículo y podrán centrarse en disfrutar de la conducción, afirman desde la marca.

El modelo alcanza una potencia máxima de 155 CV. Es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 9,6 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 175 km/h.

Además del Toyota Mirai, en España existen otras marcas que comercializan coches con este tipo de energía, como, por ejemplo, el Audi H-tron Quattro Concept, el Honda Clarity Fuel Cell y el Hyundai Nexo. Este último se convirtió en el primer coche de pila de combustible de hidrógeno en llegar a España.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento