Ipsos fidelidad
Nivel de fidelidad. HENAR DE PEDRO

Todavía queda más de un mes para ir a votar, pero los partidos ya han detectado cuál puede ser su principal problema para el 10-M: la falta de movilización de sus propios votantes. Según la encuesta de Ipsos para 20minutos, ese problema sería especialmente relevante para PSOE y Ciudadanos, que son los partidos cuyos antiguos votantes tienen más dudas respecto qué hacer el próximo 10-M.

Mientras, ERC y Vox son los que tendrían menos problemas para volver a captar a una parte relevante de sus antiguos votantes y el PP estaría también movilizado, aunque en menor medida que los independentistas catalanes y Vox.

El partido con más problemas de movilización sería, de momento, Ciudadanos. Solo la mitad de sus votantes del pasado 28 de abril tienen ya claro que volverán a votar. Para este partido hay un dato aún más preocupante: solo el 43,9% de quienes les votaron tiene claro ya a qué partido votará. Por tanto, el 64,1% de los votantes que tuvo Cs en abril no saben aún por qué partido se decentarán en noviembre, una cifra especialmente alta.

En el caso del PSOE, el porcentaje de votantes que tienen decidido repetir es ligeramente superior al de Ciudadanos, pero tampoco es alto. Llega al 55%, Ambos partidos son también los que tienen menos porcentaje de votantes decididos a volver a apostar por las mismas siglas en noviembre.

Frente a las dudas que generarían en este momento PSOE y Ciudadanos entre su propio electorado, los votantes de PP, Podemos, Vox y ERCparecen tenerlo bastante más claro. Los más determinados a hacerlo son los de ERC. El 84% de quienes les votaron en abril tiene claro que volverán a ir a las urnas, una cifra notablemente alta y que previsiblemente será aún mayor conforme se acerque el 10-N.

Tras ERC, el partido que tiene a mayor parte de su electorado ya movilizado es Vox. En este caso, casi el 77% de quienes le votaron prevén volver a las urnas. A este dato se une otro parámetro positivo para Vox. Es la formación con menor volatilidad. Entre los que le apoyaron, el 82% dice tener ya decidido a quién votarán en las próximas elecciones.

En el PP, la movilización no es tan alta como entre el votante de Vox, pero está también en altos niveles. El 63% de quienes dicen que le votaron el 28 de abril tienen decidido ya que volverán a votar en mayo. Y entre sus votantes, solo el 28,9% aún no saben por qué partido se decantarán estas elecciones.

En las pasadas elecciones, los factores de la movilización en la izquierda fueron, especialmente en PSOE y Podemos, el temor a que Vox pudiese entrar en el Gobierno central, algo que parece descartado. En cuanto a la derecha, la movilización fue alta en parte por el temor de su electorado a un pacto del PSOE con formaciones independentistas.