Recorte de un periódico dos años después de su desaparición
Imagen de un recorte de periódico dos años después de la desaparición de la joven en el que su madre asegura que "siento que mi hija está viva". FACEBOOK BUSCAMOS A MARINA FERNANDA ARAGUNDE

Una joven de 28 años se ha reencontrado con su madre 24 años después de ser secuestrada de su propia casa, como parte de la venganza de unos narcotraficantes, gracias un grupo de Facebook que esta creó porque continuaba buscándola, según informa el diario La Capital.

Marina Fernanda Aragunde fue secuestrada del jardín de su casa cuando tenía cuatro años, el 1 de febrero de 1995, como parte de un ajuste de cuentas contra su abuelo paterno, que pertenecía a una banda de tráfico de drogas y de ladrones de comercios. Tanto él como su padre, Fernando y Horacio Esquivel, fueron detenidos tan solo siete meses después de su desaparición

"A mí me secuestraron y me vendieron. Compraron en Mar del Plata, en Migraciones, una identidad falsa. Fue una ajuste narco entre mi abuelo paterno y estas personas que me secuestran y me venden. Fue para hacerle daño a mi abuelo, pero no vieron que le hacían daño a mi mamá detrás de todo esto", aseguró Marina en una entrevista.

Las dos protagonistas se reencontraron gracias a una página de Facebook en la que su madre, María Beatriz Aragunde, publicaba fotografías de cuando era pequeña y mensajes para ella.

"Hola hija, quiero que sepas que te sigo buscando, te arrebataron de mi vida cuando tenías 4 años, ahora tienes 28. Naciste el 4 de enero de 1991 en el hospital Vélez Sarsfield, tal vez te sientas identificada con las fotos que voy a poner, te pareces mucho a mí, y a tus tíos", comienza una de las publicaciones.

"Le pido a Dios que me estés buscando, y que tengas recuerdos, porque es imposible que te olvides, eras muy despierta, y tenías mucha memoria, mi nombre es Marina Aragunde, vivíamos en Marcos Paz, ciudad de Buenos Aires, Argentina, espero poder encontrarte", finalizaba el texto.

Marina Fernanda encontró la página y decidió responder: "Me reconozco en una foto de Facebook en el grupo '¿Dónde estás?", escribió. "Hablé con ella por privado y le empecé a brindar muchísimos datos", narra la joven, a quienes sus captores rebautizaron como Valeria.

Después de 24 años buscándose, madre e hija se reencontraron en el bulevar Oroño, en Rosario (Argentina): "La primera vez que la vi fue demasiado fuerte. Estaba sentada en el bulevar Oroño. La vi venir caminando y es como que se me completó el alma. Son recuerdos que vienen. No me acordaba de ella. Se me venían figuras de cuerpo, pero no las caras. Sí cuando le vi las manos, con el roce y con todo. Fue muy fuerte", explicó emocionada la chica.

Además, ha iniciado los trámites legales para recuperar su verdadera identidad porque cree que "es el principal derecho de una persona, uno nace con el derecho a saber quién es", afirma tajante.

Por otro lado, desde que se localizaron, no han dejado de recibir amenazas, y esa es una de las razones que ha llevado a Marina a hacer pública su historia: "Tengo miedo. Mucho. Pero el miedo no me va a detener", aseguraba tajante.

"La gente que busca a un hijo, a un hermano o algo, que lo busquen, que no pierdan esas esperanzas, porque va a aparecer", concluía la chica, y añadía: "No pierdan esas esperanzas, porque mi mamá me encontró después de 24 años. Ella nunca lo hizo, me dijo que siempre pensó que estaba bien y que estaba viva y que se iba a morir viéndome".