Proposición de matrimonio
Imagen de Steven Weber durante la proposición de matrimonio, minutos antes de fallecer ahogado. KENESHA ANTOINE / FACEBOOK

Steven Weber disfrutaba el pasado jueves junto a su novia Kenesha Antoine de unas vacaciones en Tanzania, un lugar de ensueño en el que quiso aprovechar para pedirle matrimonio de la manera más original: bajo el agua, a través de un cristal que comunicaba con la lujosa cabaña sumergida de un resort en la isla de Pemba. Sin embargo, la proposición matrimonial se torció y Weber murió ahogado momentos después.

Ha sido Kenesha quien ha compartido en Facebook el vídeo de la petición de matrimonio, en la que se ve al fallecido —con aletas y gafas de buceo— acercando un papel contra la ventana en la que se encontraba ella, que decía lo siguiente: "No puedo contener mi respiración lo suficiente para decirte todo lo que me encanta de ti. Pero todo lo que gusta de ti me gusta más cada día. Por favor, sé mi esposa. ¿Quieres casarte conmigo?".

Tras el mensaje, el vídeo muestra a Weber enseñándole el anillo a través del cristal, y a continuación desaparece nadando hacia arriba.

"Nunca llegamos a abrazarnos y celebrar el comienzo del resto de nuestras vidas juntos, ya que el mejor día de nuestras vidas se convirtió en el peor, en el giro más cruel del destino jamás imaginable", indicó Kenesha en el mensaje publicado en Facebook.

En dicha dedicatoria, la novia ha asegurado que tratará de consolarse "con el hecho de que disfrutamos de las experiencias más increíbles de nuestra lista de deseo en los últimos días, y de que ambos fuimos muy felices en nuestros últimos momentos juntos".

El resort en el que ocurrió el suceso ha manifestado que "todos están conmocionados" por la muerte de Weber, que "se ahogó trágicamente mientras buceaba solo en el exterior de la sala submarina", han explicado fuentes del hotel a la cadena BBC.

"Te encontraré para casarme contigo en otra vida, y en otra, y en otra, y en otra... Te quiero mucho y siempre te querré", se despide Kenesha.