Íñigo Errejón
Imagen de archivo del portavoz de Más Madrid en la Asamblea regional, Íñigo Errejón. MÁS MADRID - Archivo

La militancia de base de Más Madrid se reunirá este domingo a partir de las 17.00 h de la tarde en una asamblea para debatir si acuden a las elecciones generales del próximo 10 de noviembre, donde abrirán el debate también de si se presenta o no como candidato el portavoz de Más Madrid en la Asamblea, Íñigo Errejón.

Allí se discutirá además cómo afrontar los comicios de noviembre y cuál debe ser la hoja de ruta de Más Madrid. "Es un encuentro con las bases y está ese debate y lo vamos a abrir ahí y dependiendo de ese resultado diremos algo", ha indicado la portavoz de Más Madrid, Marta Higueras, en declaraciones a los periodistas este sábado.

Errejón no acudirá

Por su parte, Errejón no acudirá a dicha reunión para garantizar "un debate abierto y democrático entre la militancia, sin condicionantes", según fuentes de este partido.

El portavoz parlamentario de Más Madrid sería el cabeza de lista por Madrid a las elecciones generales si finalmente decide presentarse con un equipo "fuerte" y socios en otros territorios, con principal objetivo de lograr grupo parlamentario en el Congreso, según indicaron a Europa Press fuentes próximas al político madrileño.

En Más Madrid también discuten la falta de liderazgo del partido en la región que supondría la futurible marcha de su portavoz en la Asamblea, y más si se lleva a la portavoz mediática en el Ayuntamiento de Madrid.

"Íñigo no está cómodo en Madrid, porque al final solo le llaman para hablar de la ponzoña de la política madrileña y de las imputaciones del Partido Popular, y no de propuestas de progreso. Si se hubiera conformado un gobierno progresista, no estaríamos ahora hablando de su candidatura a generales", indican dichas fuentes.

En las últimas semanas, el ex número dos de Podemos ha lanzado en varias ocasiones mensajes pronunciándose a favor de que su antiguo partido facilitara la investidura de Sánchez y renunciara a formar parte de un Gobierno de coalición con los socialistas, opción defendida hasta las últimas consecuencias por el secretario general, Pablo Iglesias.