Así ha informado este sábado el PSIB en una nota de prensa en la que apuntan que los socialistas de Baleares pasan de tener uno a tener dos miembros en el máximo órgano de decisión entre plenos de esta federación, encargada de defender los intereses de los gobiernos locales del Estado.

Cladera y Ruiz cogen el testigo del alcalde de Inca, Virgilio Moreno, como representantes del grupo socialista en este órgano de gobierno.

En total, la federación cuenta con 61 miembros en el pleno. Estos nombramientos suponen "una gran satisfacción para los socialistas baleares" ya que aseguran que de esta manera podrán "representar mejor los intereses de los ciudadanos", ha explicado Cladera.

Ruiz, por su parte, ha destacado los dos "grandes retos" de la FEMP en esta legislatura: por un lado, desarrollar la Agenda 2030 y ser más eficientes en la consecución de objetivos de desarrollo sostenible, "especialmente en un territorio tan frágil como Baleares"; y por otro, la cuestión de financiación municipal.

En este sentido, el pleno de la FEMP ha aprobado una resolución para expresar su compromiso "claro y firme" con la reforma de la financiación municipal, una propuesta que, precisamente, ha incorporado una enmienda de los socialistas baleares para "reclamar la flexibilización de la aplicación de la estabilidad presupuestaria a las entidades locales con cuentas saneadas", ha explicado el PSIB.