Las sombras del alzhéimer en España: sin fármacos desde 2004 pese a 40.000 nuevos casos cada año

La enfermedad del alzhéimer se caracteriza por la pérdida progresiva e irreversible de las capacidades cognitivas en los pacientes.
La enfermedad del alzhéimer se caracteriza por la pérdida progresiva e irreversible de las capacidades cognitivas en los pacientes.
UNIVERSIDAD DE SEVILLA / EUROPA PRESS

Más de 800.000 personas tienen alzhéimer en España y cada año se diagnostican unos 40.000 nuevos casos, según recordó la Sociedad Española de Neurología (SEN) con motivo de la conmemoración este sábado del Día Mundial de esta enfermedad.

La SEN señaló que el alzhéimer no es solo la principal causa de demencia en todo el mundo, sino también la enfermedad que mayor discapacidad genera en personas mayores en España y, por lo tanto, con uno de los mayores gastos sociales.

Según las últimas estimaciones, cerca de 47 millones de personas padecen demencia en el mundo y, de acuerdo con las proyecciones de población, si la prevalencia de demencia actual se mantiene constante, en el año 2050 habrá alrededor de 130 millones de personas. En España, entre un 3 y un 4% de la población de entre 75 y 79 años está diagnosticada de Alzheimer, unas cifras que aumentan hasta el 34% en mayores de 85 años. Además, la SEN estima que alrededor del 15% de la población mayor de 65 años padece deterioro cognitivo leve y que, en el 50% de los casos, sería debido a la enfermedad de Alzheimer.

A este respecto, el coordinador del Grupo de Estudio de Conducta y Demencias de la SEN, el doctor Juan Fortea, aseguró que "la enfermedad de Alzheimer es la primera causa de demencia neurodegenerativa en el mundo y supone un problema sanitario de primer orden. Además, debido a que es una enfermedad cuya prevalencia aumenta exponencialmente a partir de los 65 años, ante el progresivo envejecimiento de la población española, urge el desarrollo de políticas sanitarias destinadas a garantizar el adecuado diagnóstico y acceso a los tratamientos presentes y futuros en nuestro país, así como la puesta en marcha de registros nacionales que permitan precisar la verdadera prevalencia e incidencia del Alzheimer".

Coste medio

En España, esta sociedad científica calcula que el coste medio de un paciente con Alzheimer oscila entre 17.100 y 28.200 € por paciente y año. Un coste que aumenta con el empeoramiento cognitivo, llegando hasta los 41.700 € en los casos graves y, en los que una parte de los pacientes precisan institucionalización. Teniendo en cuenta todos los niveles de gravedad, la SEN estima que el coste total en España del tratamiento del Alzheimer, en pacientes mayores de 65 años, es de unos 10.000 millones de euros anuales, lo que viene a representar el 1,5% del producto interior bruto nacional.

Según datos de la SEN, cada año se diagnostican en España unos 40.000 nuevos casos de Alzheimer. Sin embargo, se estima que el 80% de los casos de alzhéimer que aún son leves están sin diagnosticar y que entre el 30 y el 40% de los casos totales también lo estarían. Una situación que impide que se puedan instaurar precozmente tratamientos farmacológicos y no farmacológicos que ralentizan el deterioro cognitivo y controlan los trastornos conductuales, ya que existen fármacos que consiguen mantener durante un tiempo el estado neuropsicológico y funcional del paciente.

Retrasar la enfermedad

En todo caso, debido a que los fármacos disponibles actualmente para la enfermedad de Alzheimer sólo consiguen retrasar la progresión de los síntomas, y no se disponen en el momento actual de fármacos modificadores de la enfermedad eficaces para reducir su gravedad y restaurar la función cognitiva, la intervención sobre los factores de riesgo modificables de la enfermedad constituye en el momento actual una de las alternativas más eficaces para la prevención activa de la misma y la reducción de su incidencia.

"Se estima que la mitad de los casos de la enfermedad de Alzheimer se puede atribuir a nueve factores de riesgo potencialmente modificables: diabetes mellitus, hipertensión arterial en edad media de la vida, obesidad en edad media de la vida, tabaquismo, inactividad física, depresión, inactividad cognitiva o bajo nivel educativo, la hipoacusia y el aislamiento social. Por lo que una reducción de entre un 10 y un 25% en dichos factores de riesgo podrían potencialmente prevenir entre 1 y 3 millones de casos de Alzheimer en el mundo", aseguró el doctor Fortea.

15 años sin fármacos nuevos

La presidenta de la Confederación Española de Alzheimer (Ceafa), Cheles Cantabrana, denunció este sábado que desde hace 15 años "no tenemos ningún fármaco nuevo para esta enfermedad" aunque "sí hemos avanzado mucho en terapias no farmacológicas que retrasan la enfermedad".
Con motivo de la celebración del Día Mundial del Alzheimer Cantabrana recordó que este año Ceafa ha elegido el lema #Evolución, con el que "hemos querido hacer un repaso por todas las etapas que han cambiado con el tiempo como el mayor conocimiento de la enfermedad o las condiciones sociológicas de los familiares de estos pacientes".Con esta palabra se busca la reflexión pero, sobre todo, hacer tomar conciencia de que los tiempos cambian y, con ellos, todo lo relacionado con las demencias en general y con el alzhéimer en particular.En este sentido, la presidenta de Ceafa subrayó que el paso del tiempo no sólo ha introducido nuevos perfiles demográficos que, a su vez, han generado nuevas necesidades, sino que también ha traído consigo la necesidad de actualizar los cuidados y las atenciones que han de satisfacer esos nuevos requerimientos.Sin embargo, en esta #Evolución, no se encuentra el avance farmacológico, ya que "desde hace 15 años no tenemos fármacos nuevos para esta enfermedad. Por el contrario, en lo que si estamos evolucionando es en los tratamientos no farmacológicos dirigidos a mantener la reserva cognitiva".Entre estas terapias destacan la gerogimnasia, la psicomotricidad y todas aquellas que consiguen mantener un equilibrio entre la autonomía del paciente y el retraso de la dependencia: "Con todo ello se quiere mantener una relación con su entorno el mayor tiempo posible".

Últimos avances

Por otra parte la etiopatogenia de la enfermedad de Alzheimer sigue sin estar del todo aclarada. En esta enfermedad, menos del 1% de los casos son genéricamente determinados. Esto significa que el 99% de los casos de enfermedad de Alzheimer son casos esporádicos en los que, por lo que se sabe hasta ahora, la enfermedad se origina por una interacción entre una predisposición genética y factores ambientales como nuestro estilo de vida.

"Por lo tanto, no solo urge impulsar planes de prevención primaria, principalmente con un mayor control de los factores de riesgo vascular y un estilo de vida más saludable en general, sino también invertir en lograr un mayor conocimiento de la fisiopatología de esta enfermedad que facilitaría el desarrollo de fármacos más eficaces", puntualizó.

Radiografía del paciente

En cuanto a la actual radiografía del paciente de alzhéimer, Cantabrana explicó que hoy en día estas personas "están más informadas y exigen más recursos. Además, se consigue un diagnóstico más temprano y esto ayuda a retrasar sus síntomas".

Pese a ello, insistió en la necesidad de acudir al médico cuando "se olviden episodios de la vida cotidiana, así como cuando se producen cambios en el carácter y en la función ejecutiva, es decir, cuando la persona no toma decisiones y tiene menos iniciativas".

Además, recordó que hablar de alzhéimer también es hablar de sus cuidadores. Por ello, esta confederación reclama desde hace tiempo un Plan Nacional de Alzhéimer. "Solo así podremos tener una atención más equitativa en toda España y estos cuidadores podrían tener una mayor seguridad económica y social".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento