Corría el año 2000. Jennifer Lopez, que ya era una de las estrellas mundiales del cine y la música, dejó a medio mundo boquiabierto al presentarse a la gala de los premios Grammy con un vestido Versace lleno de transparencias y un escote que sobrepasaba, literalmente, el ombligo de la reina del Bronx.

Aquel vestido verde provocó tal revuelo mundial que se convirtió en la búsqueda más popular de Google. Pero como después confesaría Eric Schmidt, presidente de la compañía, una investigación llevada a cabo por los responsables del todopoderoso buscador reveló que la gente buscaba algo más. Y se dieron cuenta de que lo que querían los internautas era ver fotos del vestido de JLo. Fue entonces cuando se les ocurrió la idea de Google Imágenes, es decir, un buscador de imágenes.

Para Versace, supuso el espaldarazo definitivo para Donatella Versace como nueva jefa de la firma, tras el asesinato de su hermano Gianni.

Este viernes, Jennifer Lopez, que ahora tiene 50 años, volvió a lucir un Versace muy parecido al de aquel día, en realidad una nueva versión del mítico modelo que la artista de origen puertorriqueño tiene guardado a buen recaudo y cuya réplica se muestra en el museo de los Grammy. JLo cerró el desfile de la legendaria marca italiana en la pasarela de Milán.